Producto añadido al carrito.

Es común encontrarse con emprendedores que no están obteniendo los resultados deseados. Es frecuente también escuchar mil y un pretextos para intentar justificar estos malos resultados. Pero pocos, muy pocos, o realmente ninguno de esos pretextos son más que excusas que justifican su falta de determinación, que no de capacidad.

Cuando alguien no consigue los resultados deseados puede ser por varios motivos pero hay dos que suelen ser denominador común y que hoy quiero explicarte para que no cometas tu el mismo error.

¿Estás contento con tus resultados? ¿Tu proyecto profesional te ayuda a llevar la vida que tu quieres? O por el contrario, ¿lo que empezó siendo una ilusión se ha convertido en tu peor pesadilla?.

Vamos a los dos motivos que suelen ser denominador común en aquellos emprendedores que aún no han alcanzado sus objetivos. Insisto en una idea fundamental y es que debes saber que ninguno de ellos tiene nada que ver con la capacidad, sino más bien sobre el juego interior del éxito de cada persona.

– Cuando alguien no encuentra los resultados deseados es porque sus acciones no están movidas por un fuerte motivo. Estoy hablando de la motivación.

La motivación, como ya me habrás escuchado cientos de veces, es aquel motivo por el cual decidimos pasar a la acción. Y cuando el motivo tiene un gran significado para nosotros es cuando estamos dispuestos a hacer lo que haya que hacer para alcanzar lo que deseamos alcanzar. Estamos en disposición de “quemas las putas naves”.

– Muy ligado a la motivación nos encontramos que los emprendedores que no obtienen resultados deseados nunca se han planteado algo tan elemental como “que estilo de vida quieren llevar” y si su negocio les podrá acercar, o no, a ello.

Tener claro los desenlaces a corto, medio y largo plazo hace que las personas que anhelan un estilo de vida concreto siempre mantengan la motivación necesaria para hacer lo que haya que hacer.

Antes de facilitarte algunas preguntas que te ayudarán a tomar consciencia de que estilo de vida quieres y que además aumentarán tu motivación, debes asegurarte que la emoción que sientes al imaginarte viviendo como deseas vivir es lo suficientemente intensa y fuerte para que deje una huella poderosa en ti y te lleve a la acción masiva inteligente.

Ahora vamos con algunas preguntas que debes contestarte antes de empezar con tu proyecto y como siempre te digo debes responderte con total sinceridad. En la www.escueladeliderazgoyexito.com le llamamos el “test de desenlaces”.

  • ¿Dónde desearías encontrarte dentro de 1,3 y 5años?
  • ¿Cómo te gustaría verte dentro de 1,3 y 5 años?
  • ¿Dónde viviré dentro de 1,3 y 5 años?
  • ¿Quiénes serán mis seres más próximos?
  • ¿Me estará ayudando mi proyecto a llevar la vida que yo deseo?
  • ¿Cómo quiero que sea un día laboral en mi vida?
  • ¿Cómo quiero que sea un día personal en mi vida?
  • ¿Quiénes serán las personas de mi equipo maestro?
  • ¿De cuanto tiempo libre dispondré?
  • ¿Cuánto fortuna neta tendré?
  • ¿Dónde viajaré?
  • ¿Qué actividades realizará, tanto de ocio como laborales?

¿Sencillo verdad? Ahora te animo a que cojas un papel y un lápiz y empieces a soñar despierto pero siempre con la idea clara que lo que escribes es posible alcanzarlo. Si lo ves inalcanzable tu mente saboteará este poderoso proceso.

Contesta estás preguntas por triplicado. Una vez para los desenlaces a un año, otra para los desenlaces a tres años y la última para los desenlaces a 5 años. Así trabajas a corto medio y largo plazo.

Quiero que te fijes en un detalle importante. No son preguntas sobre objetivos sino son preguntas que van directamente a tus deseos y a tu emoción. Te preguntarás ¿Porqué? Muy sencillo:

El deseo es aquel motivo de enorme peso para ti que hará que no desistas en el intento. Los deseos son las motivaciones. Un ser humano realmente motivado es capaz de llevar a cabo cualquier pequeña gran gesta.

Como decía el presidente Obama: “Personas corriente es capaz de hacer cosas extraordinarias”.

Ahora por favor, haz este test de desenlaces y asegúrate de que las respuestas que pones te erizan el bello, te ponen la piel de gallina y si puede ser te hacen saltar las lágrimas.

Es mejor llorar de emoción que resignarse a andar llorando por las esquinas porque no somos capaces de llevar la vida que nos merecemos.

 

Leave a Reply

*