Producto añadido al carrito.
Category

Sin categoría

O LO HACES TU O NADIE LO HARÁ POR TI

By | Sin categoría | No Comments

Hay que reconocer que ponerse en valor tiene mala prensa y fruto de ello caemos en la tentación de obviar algo tan importante y dejamos de ponerlo en práctica. Es más, casi todos tenemos bien instaurada la creencia que ponerse en valor, sobretodo en público, es de personas soberbias y prepotentes.

Amigo mío, si quieres éxito en la vida y en los negocios es imprescindible que aprendas a ponerte en valor sin ruborizarte. Es capital que aprendes a decir el precio de tus servicios sin titubear. Y es, como no, imprescindible que mantengas siempre bien alimentada tu auto-estima.

Desde muy temprana edad se ha demonizado el hecho de admitir que hacemos tal o cual cosa de forma brillante. A todos aquellos que sin ningún temor se han puesto en valor se les ha calificado de soberbios, prepotentes y pedantes cuando el simple hecho de ponerse en valor lleva intrínseco todo lo contrario.

Ponerse en valor no tiene nada que ver con alimentar nuestro ego sino en alimentar nuestra auto-estima para poder ofrecer al mundo y a nosotros mismos nuestra mejor versión.

Nos hemos convertido en auténticos especialistas de la crítica, a ajenos y sobretodo a nosotros mismos, y hemos descuidado por completo el halago. Repito una vez más por si no te había quedado claro: “ponerse en valor es cultivar de manera necesaria nuestra auto-estima para poder ofrecer lo mejor de nosotros como seres humanos”.

La humildad, la honradez, y la honestidad no se pueden entender sin amarse a uno mismo. Y ponerse en valor es amarse a uno mismo. Así que no tengas miedo a cultivar tu auto-estima porque si tu no lo haces nadie lo hará por ti.

Tener una auto-estima sana te permite ser libre y no depender de reconocimientos externos para poder ofrecer las mejores prestaciones como persona. Cuando uno se quiere debe poner en valor aquellas cualidades que pueden servir de ayuda a muchas otras personas.

¿Te imaginas que Nelson Mandela, Steve Jobs o Jeff Bezos no hubieran activado todo su valor y su talento? ¿Sabes que nos estaríamos perdiendo todos los seres humanos si Madre Teresa o Tony Robbins no hubieran puesto todo su valor al servicio de su causa? ¿De verdad te van a hacer creer que ponerse en valor es cosa de soberbios?

Mas bien es todo lo contrario. Quienes se atreven a criticar la puesta en valor suelen ser aquellas almas mediocres de espíritu que ven saciada su falta de auto-estima calificando como inmoral que tu hayas decido decirle al mundo que pones tu talento al servicio de aquel que quiera aprovecharlo.

No te cortes, no tengas miedo, no te dejes arrastrar por esas personas que lo único que quieren es anular tu talento para que así ellos puedan igualar su falta de acción a tus dones.

Desde la humildad y la honestidad tienes que admitir que estás activando tu potencial y lo estás poniendo al servicio de una causa. ¿Hay algo más trascendental que esto?

Ser soberbio o ser pre-potente implica querer ser mejor que otro y hacerlo anulando su potencial. Ponerse en valor, en cambio, no es competir con nadie sino ofrecer a todos. Como siempre digo: “No se trata de ser el mejor sino lo mejor”. Y uno no puede ser lo mejor como ser humano y abandonar esta vida satisfecho sin antes haber puesto sus dones y sus talentos al servicio de una causa.

A partir de hoy que no te asuste decir claramente tus tarifas, que no te de miedo comentar cuanto valen tus productos a servicio, que no te aterrorice poner tus cualidades sobre la mesa, porque si tu no lo haces nadie lo hará por ti.

Ponerse en valor, hoy en día, es lo más honrado que hay. En una época donde los “valores” brillan por su ausencia, ponerse en valor y honrar estos valores es de valientes. Y no hay ningún valiente en este mundo que no haya recibido críticas.

Pero recuerda, ponerse en valor es precisamente tener la capacidad de situarse a un nivel de mayor frecuencia y mayor consciencia que la que llevan intrínsecas la crítica y la descalificación. No des ese poder a los mediocres y enseña al mundo lo que vales.

 

YOU ARE AN IRONMAN

By | Sin categoría | No Comments

Hoy quiero hablarte de la metáfora de dos hombres. El hombre de hierro y el hombre millonario. Una metáfora creada para que des el 100% de ti y puedas así alcanzar cualquier meta que te propongas.

¿Crees que puedes ser millonario algún día? ¿Crees que podrás alcanzar la libertad financiera y ser totalmente libre para hacer lo que te plazca? ¿Te gustaría tener esa sensación de libertad que da el no preocuparse jamás por el dinero? Yo sí, y quiero explicarte como. Pero antes déjame que te cuente que narices pinta un Ironman es decir, un hombre de hierro, en esta historia por querer ser millonario.

Como bien sabes y sino te lo explico a continuación, una de las pruebas atléticas más duras y famosas del mundo es el “temido” Ironman. El Ironman es una prueba triatlética donde hay que cubrir en menos de 17 horas las distancias de 3.8 km a nada, 180 km en bicicleta, para acabar cubriendo la distancia de 42 km de carrera a pie.

¿Parece duro verdad? ¿Imposible tal vez? ¿Crees que jamás podrías superar una prueba de estás características? Te equivocas. Un Ironman es exactamente igual que cualquier otro gran reto, incluido el de ser millonario. Por eso he querido escribirte esta metáfora: Me explico:

Cada fin de semana, en distintas partes del mundo, cientos, incluso miles de personas “normales” hacen una gesta extraordinaria que es la de cubrir la distancia necesaria para ser un Ironman. Miles de hombres y mujeres que, todos ellos sin excepción, algún día pensaron que jamás serían capaces de alcanzar semejante gesta, pero que empujadas por una energía extraordinaria un día vieron cumplido su sueño.

Pero no te engañes, no hay nada de extraordinario y ningún secreto en todo ello. Al igual como en el noble arte de intentar y conseguir ser millonario. Simplemente, ambos objetivos, requieren de una serie de comportamientos que inevitablemente te llevarán a la meta. Por eso hoy quiero compartir los secretos de las personas normales que hacen cosas extraordinarias y alcanzan así vidas igualmente extraordinarias.

En primer lugar quiero dejarte claro que aún no soy millonario pero que tengo el firme compromiso, la determinación y la claridad para a los 45 años (ahora disfruto de 42 primaveras) ser una de esas personas que solo va a trabajar si le apetece. Y para ello aplicaré todo lo que en su día apliqué para acabar el Ironman. Vamos allá:

En primer lugar es necesario obtener la mentalidad necesaria para saber que puedes conseguirlo. Somos creadores de nuestro destino y ya sabes lo que dice la Ley de la Creación: Aquello que crees, creas. Si crees que puedes, te harás con las destrezas y las herramientas necesarias para llegar a la meta. En cambio, si crees que no puedes, ni te molestarás en buscarlas.

En segundo lugar lo que hice para acabar el Ironman y lo que hago para llegar a ser millonario es comprometerme al 100% y sellar ese compromiso. Como siempre digo, el papel lo aguanta todo por lo que debes encontrar una manera potente y que te genere mucha emoción para sellar ese compromiso que acabas de tomar. ¿Qué mejor manera de comprometerme a ser millonario que explicándote cual es mi objetivo para 2020 a ti y públicamente? No puedo fallar.

Una vez tomada la decisión y anclado el compromiso, debes hacerte con las herramientas y las destrezas necesarias para poder preparar con éxito y garantía el asalto a ese gran objetivo. Aquí está una de las grandes claves: la preparación.

Todo el mundo, sin excepción, puede acabar un Ironman y todo el mundo, sin excepción puede hacerse millonario. La gran diferencia entre quien lo consigue y quien no lo hace, es que unos están dispuesto a pagar el precio y los otros no. Tu compromiso se pone a prueba en los momentos más duros y la preparación es uno de ellos.

Acabar un Ironman es relativamente sencillo, lo realmente duro es prepararlo. Aunque ya sabes, porque me lo has escuchado decir en multitud de ocasiones, que si la emoción que te genera tu objetivo es alta y de 100 sobre 100 harás lo que tengas que hacer sin esfuerzo. Es muy importante sentirte conectado a tu motivo. Dicho de otra manera: debes estar muy motivado.

Una vez adquiridas las destrezas pasamos al paso cuarto. Pasar a la acción. Es hora de jugársela, es hora de exponerse y es hora de activar todo tu potencial para ponerlo al servicio de la causa. No esperes a que todo este perfecto para iniciar la acción. Actúa.

Los minutos antes de un Ironman son los más silenciosos. A pesar de haber más de 2000 almas en unos pocos metros cuadrados, no se escucha prácticamente a nadie. Es fruto de lógicas dudas y de una más que justificada concentración. Una vez te tiras al mar, allí empieza el baile. Allí estás, solo contra las adversidades. Lo mismo ocurre cuando quieres ser millonario. Al final, gracias a Dios, todo depende de ti.

Y ahora nos queda el último paso. Poner el foco en la meta. Si quieres ser millonario o si quieres acabar un Ironman una de las mejores herramientas que debes de utilizar es “el poder del foco”. Céntrate tanto en tu objetivo que todo lo demás pase a un segundo plano. Durante el camino habrán dificultades, tendrás ganas de abandonar, incluso te sugerirán que lo hagas. No abandones, es tu sueño. Mantén en foco y cada vez estarás más cerca de la meta.

Quiero contarte una anécdota. Durante mi primer intento por ser Ironman tuve una durísima caída en el kilómetro 2 del sector de bicicleta. Mi bici piso un plástico y me escupió literalmente varios metros por delante. Si no llega a ser por el casco hoy no estaría escribiendo este post.

La bici quedó muy dañada hasta el punto que no podía cambiar con facilidad las marchas y me era imposible llegar a colocar la marcha adecuada para subir el último gran puerto de la prueba antes del sector de correr. No solo la bici, sino también mi carrocería quedo maltrecha. Mi cadera y mi clavícula se vieron muy comprometidas ese día.

En cualquier otro momento, si alguien me hubiera dicho que en esas condiciones tenía que cubrir todo un Ironman no me lo hubiera creído. Pero aquel día no me lo pensé ni un segundo. Me levante, arreglé la bici como pude, apreté los diente y continué. Pasadas 11 horas cruzaba la línea de meta en uno de los días más felices de mi vida.

Ahora quiero ser millonario en 2020 y sabes tu, sabe Dios y sabe mi familia, porque he querido sellar el compromiso con vosotros, que pondré toda la carne en el asador para llegar a meta.

Cómo dice el slogan de esta gran prueba atlética: Anything it’s impossible.

¿Aceptas el reto? You are an Ironman.

 

 

 

En Mindalia TV aportando nuestro granito de arena

By | Sin categoría | No Comments

Es para mi un auténtico placer poder aportar el valor a Mindalia TV con la conferencia “Las 7 claves para vivir la vida de tus sueños”. El próximo día 2 de Agosto a las 21h (hora española) estaremos compartiendo herramientas y, sobretodo, experiencias para que todos podamos vivir la vida que nos merecemos.

Os dejo aquí el enlace para que podais reservar ya vuestra plaza.

http://television.mindalia.com/020816-7-claves-para-vivir-la-vida-de-tus-suenos-por-gaspar-vera/

LIDERARSE PARA LIDERAR

By | Sin categoría | No Comments

Antes de poner en marcha cualquier acción de liderazgo debes asegurarte que eres capaz de liderarte a ti mismo en esa misma acción o en ese ámbito donde has decidido liderar.

Los líderes pueden tener multitud de características, no necesariamente deben tener todas las que nosotros asociamos al liderazgo. Un líder puede ser un gran orador y otra líder puede comunicar perfectamente a pesar de no sser un   orador de primera. Un líder puede ser una persona con gran capacidad de análisis y otro líder puede resultar ser una persona que pasa a la acción de forma más inmediata y sin analizar tanto la situación.

Sea lo que sea que diferencie a los líderes todos los que nos hemos propuesto liderar debemos de tener un rasgo común: “Liderarnos a nosotros mismos antes que a nada ni a nadie”

Esto implica ser personas de acción y no de duda, ser personas con capacidad para vender nuestra Misión y no para quedárnosla, ser personas que ponen en el centro a las demás personas y no a nosotros mismos y sobretodo, ser personas comprometidas. Es decir, perseverantes y con una voluntad de hierro para cumplir con nuestro cometido. Así de simple y así de complicado.

Si algo caracteriza a los grandes líderes es su compromiso con la causa. Sus inmensas  e inquebrantables ganas de alcanzar aquello en lo que creen y que están convencidos que hará un mundo mejor. Son personas mentalmente ecológicas, es decir, que quieren el bien para ellos, para su causa y para el entorno. Los líderes son personas que muestra al mundo que el “movimiento se demuestra andando”.

Superan sus dudas y sus miedos porque sus motivaciones y su compromiso son mucho más poderosos. Superan la espera con paz-ciencia (la ciencia que estudia la PAZ) porque saben que un buen guerrero no desespera. Tarde o temprano, con perseverancia y voluntad, todo llega.

Los líderes no dudan en que alcanzarán sus objetivos. La única pregunta es ¿Cuándo los alcanzarán? Tiene una mentalidad con una capacidad para re-encuadrar situaciones adversas y transformarlas en oportunidades fuera de lo común pero eso, no es más que el fruto de su compromiso.

Un líder antes ha crecido por dentro que lo que podrá crecer y hacer crecer por fuera. El mundo material de un líder no es, si no el reflejo de su mundo espiritual.

También tienen claro cuál es su canal. Cuál es la tarea que deben llevar a cabo para alcanzar aquello que se proponen y que hará un mundo mejor. No solo ven clara sui Misión y su Visión sino que además tienen unos muy sólidos valores. Y no solo ven clara la recompensa global de su tarea sino que además saben, como rasgo común, que hay fuerzas superiores a nuestra capacidad de ver. Y a ellas se encomiendan para ir a la “batalla”. Hago mío lo que más me impacto de Tony robbins antes de salir a un escenario teniendo, creo, todas las virtudes que acabo de describir. Su última frase es: “Dios, utilÍzame”