Producto añadido al carrito.
Category

Desarrollo Personal

EL GRAN PROTAGONISTA

By | Cosnciencia, Desarrollo Personal | 62 Comments

Son algunas miles de personas los que han pasado, de una u otra manera, por alguna de nuestras conferencias, talleres, cursos o han realizado algún tipo de acompañamiento uno a uno conmigo.

Gracias a todos ellos he podido darme cuenta de algo fundamental para la plenitud y libertad humana. Todos, tú, yo y todos estamos siempre acompañados por algo que, en demasiadas ocasiones, nos impide avanzar hacia nuestra vida soñada o alcanzar grandes gestas como seres sobrenaturales que somos.

Ese algo tiene un nombre y ese nombre es EL MIEDO. El miedo, de forma consciente o inconsciente es el gran protagonistas de muchos episodios de nuestra vida.

El miedo es el gran responsable de no vivir una vida de ensueño, llena de plenitud, abundancia y libertad pero, en última instancia, tengo que decirte algo: El miedo ERES TÚ.

Tú y solo tu eres EL MIEDO ya que esta ilusión cuyo nombre es tan y tan repetido en nuestros tiempos es una simple pero poderosa proyección mental que después, convertida en sentimiento, es capaz de congelar todas nuestras ilusiones.

Este hecho, aunque parezca triste, tiene una gran noticia. Si tu creaste el miedo alguna vez en tu vida, también serás capaz de acabar con el. Si tienes la capacidad para proyectar un futuro negro hasta sentirte de la misma manera también eres capaz de pintar y dibujar en tu mente un futuro de colores y sentirte acorde a el.

Palabras como ansiedad, estrés o zona de confort hablan de lo mismo pero con distintas tonalidades y distintos calificativos. Pero todos ellos son sinónimos, en última instancia, del miedo.

¿Cuántas cosas has dejado de intentar en tu vida por miedo? ¿Cuántas veces has preferido no hacer nada por si salía mal? ¿Cuántas decisiones dejaste de tomar, aún teniendo la intuición de estar en lo cierto, por dar rienda suelta a tus miedos?

 

Pero ¿Qué es el miedo en realidad?

 

El miedo es una ilusión, es decir, una proyección mental de nuestro querido cerebro.

El miedo es una proyección futura que utiliza nuestro cerebro para prevenir cualquier desastre que nos pueda ocurrir. Pero con el agravante que esta proyección futura se basa en experiencias o creencias pasadas que reafirman que lo que queremos hacer puede salir mal.

 

Te suena: ¿Y si sale mal?

Pero….¿Y si sale bien?

Solo piensa por un segundo a cualquier persona a la que admires. Seguro que tiene unas cualidades que te han llamado la atención y han despertado en ti la admiración. Seguro que tanto las personas a las que tu admiras como a las que yo admiro tienen algo en común: “Se han enfrentado con éxito al miedo”

El miedo jamás desaparece, porque además es una emoción buena si se sabe gestionar. Cuando el miedo se vuelve un enemigo hostil es cuando te paralizar y llega la famosa “parálisis por el análisis”.

El miedo, aunque no lo creas, te ha salvado en numerosas ocasiones de grandes peligros pero el miedo solo es bueno cuando se utiliza momentáneamente. Nuestros antepasados eran amantes del miedo por que les protegía de ser atacados, comidos o avasallados pero sabían que el miedo era una herramienta momentánea y un estado pasajero de protección.

Hoy por hoy hemos convertido el miedo en nuestro compañero habitual de fatigas.

 

¿En que nos afecta el miedo?

 

Tomamos miles de decisiones diarias y en la mayoría de ellas, aunque no te lo creas, esta presente el miedo.

El miedo es bueno para alejarnos de lo que no queremos pero jamás nos acercará a nada bueno. Simplemente nos aleja del peligro.

Ahora tengo una pregunta: ¿Tu jefe es un peligro? ¿Tu trabajo es un peligro? ¿El reloj y la hora son un peligro? ¿Tu cuenta corriente es un peligro? Rotundamente no.

Pero en demasiadas ocasiones si lo hemos convertido en tal. Aunque en todas ellas es solo una invención nuestra.

 

¿Cómo nos afecta?

 

Como supondrás, el miedo tiene muchos efectos negativos tanto a nivel mental, emocional e incluso físico pero parece ser que solo nos damos cuenta cuando de verdad se manifiesta de manera abrupta y nos da un susto.

Vivir bajo las hormonas del estrés es como conducir un coche en primera marcha durante 250 kilómetros y con el gas a fondo. Tarde o temprano, nuestro motor, gripa.

 

Pero ¿cómo no vamos a tener miedo?

 

Como no vamos a tener miedo si desde que nacemos se nos dice que nuestro nacimiento es el principio de una historia vital que llegará, tarde o temprano a su final.

Como no vamos a tener miedo si desde que aterrizamos a este mundo ya se nos dice que hay una fecha de caducidad. Cualquiera vive acojonado en estas circunstancias.

Ahora no quiero entrar en más detalles porque daría espacio para un libro entero pero: “Y si se nos hubiera explicado que somos, en esencia y mayoritariamente, energía y que esta energía se encarna en un cuerpo y que cuando este cuerpo llega a su fin, esta energía continua viajando de cuerpo en cuerpo en una partida infinita”.

¿Cómo te suena? Sería mucho menos dramático todo ¿verdad? ¿Y si realmente es así?

Hoy te invito a que tomes conciencia de tus miedos. Analiza de donde vienen. Quienes, con todo su amor, te lo instalaron en tu subconsciente y que valor tiene este miedo para ti en la actualidad.

 

Reflexiona: Una persona bajo la emoción del miedo es una persona fácilmente manejable. Y tu y yo, ahora ya sí, debemos ser conscientes de ello.

Haz las cosas con prudencia pero no las hagas con miedo. Toma decisiones controladas pero valientes y dile a tu miedo, que ahora, el amor que habita en ti, es decir, tu esencia, toma el mando.

Amigos, el miedo no es real. Quien lo hace real somos nosotros. Si eres capaz de hacer real el miedo también serás capaz de hacer real el amor. Y el miedo y el amor jamás pueden convivir juntos.

 

Te quiero.

 

Presentación “Subiendo Peldaños” en Cope Baleares

By | Desarrollo Personal, Desarrollo Profesional | 1.297 Comments

Hola a todos/as

aquí os dejo la presentación del nuevo espacio de Desarrollo Personal y Profesional que inauguramos en Cope Baleares llamado “Subiendo Peldaños”.

Semana tras semana iremos descubriendo claves muy prácticas para que tu día a día, tanto en lo personal como en lo laboral, sea como tu deseas que sea. Te acercaremos a la plenitud y a la abundancia de una manera muy sencilla y eficaz.

¿PROPÓSITOS O ILUSIONES?

By | Cosnciencia, Desarrollo Personal, Desarrollo Profesional | 54 Comments

Enero de 2018, seguramente momentos de buenos propósitos y de grandes promesas. Ahora sólo falta esperar que el mes de Abril no sea de nuevo el mes de las grandes frustraciones y de las fuertes luchas internas y desesperaciones.

Y es que son fechas donde las personas parece que siempre queremos empezar nuevas etapas en aquellas áreas de nuestras vidas donde sabemos que podemos mejorar y además queremos hacerlo, pero:

¿Por qué nos cuesta tanto acabar convirtiendo esos buenos propósitos en realidades?

¿Porqué muchos de los propósitos se repiten año tras año?

¿Será que no los hemos cumplido y los pasamos a repetir curso?

 

Vamos a ver 3 tips sencillos para que cualquier persona pueda hacer realidad sus propósitos de forma muy sencilla y eficaz.

Llevo los últimos 6 años de mi vida acompañando a las personas a alcanzar sus objetivos lo cual ha convertido esta materia tan importante para nuestro día a día en una de las áreas donde puedo aportar mayor experiencia y mejores resultados.

Pero antes de conocer estos simples pero poderosos consejos déjame que hago una diferenciación, fundamental para mi, entre propósito e ilusión.

 

  • SUEÑOS SIN ACCIÓN = ILUSIÓN

 

  • SUEÑOS + ACCIÓN = PROPÓSITO

 

¿Te ha quedado claro ahora que necesitas, por lo menos, tomar acción? Ahora vamos a ver como tomar una acción enfocada e inteligente para que puedas alcanzar tus propósitos y que estos dejen de ser eternas ilusiones, como les ocurre a muchas personas.

Y no les ocurre porque no tengan buenas voluntades sino porque desconocen la psicología del éxito. Vamos con los 3 TIPS que, sin duda, te llevarán a tu objetivo:

 

1.- Motivación:

 

Ya hemos hablado de ello en más de una ocasión. Cuando alguien desiste en el intento y pasado un tiempo deja la acción enfocada hacia sus objetivos es porque se ha equivocado de motivación.

Equivocarse de motivación es equivocarse en el motivo por el cual tu decidiste tomar acción en busca de un objetivo. Déjame que te ponga un ejemplo para que lo entiendas perfectamente.

Cojamos un ejemplo muy común, como el de perder peso o empezar en el gimnasio. Los motivos por los cuales tu tomes acción pueden ser muchos pero debes asegurarte que eliges el que realmente para ti y no para los demás es el importante. Muchas personas se han convertido en auténticas especialistas en comprar propósitos de éxito ajenos.

Si eres una persona con una auto-estima sana, a la cual le importa más bien poco la imagen exterior pero que si está muy preocupada por su salud deberías tener claro que si tu motivación es la de “lucir” bello y precioso puede que desistas en el intento a la hora de empezar con tu plan alimenticio o arrancar con tu nuevo deporte. En cambio si tu motivación es estar más saludable, allí puede que hayas dado en el clavo ¿entiendes?

 

2.- Ten claro que harás y en quien te convertirás cuando lo consigas.

 

Tener claro el “para que” queremos nuestro objetivo y en quien nos convertiremos cuando lo alcancemos puede ser, de echo lo es, una de las fuentes de motivación más importantes.

Cierra los ojos, proyéctate a futuro e imagina que estarás haciendo cuando lo alcances. Como te sentirás y en que nueva persona te habrás convertido. Esta visualización repítela día tras día hasta que esa nueva imagen y ese sentimiento se incrusten tanto en ti que parezca que ya has logrado tu objetivo.

De esta forma no solo estarás condicionando tu mente hacia el éxito sino que todas tus acciones tomaran caminos diferentes. Es muy importante el matiz de “sentir como si ya lo hubieras conseguido” ya que sentirlo hará que tu emoción sea muy elevada. Y ya sabes que la emoción es lo que preceda a cualquier acción.

 

3.- Ten claro a quien beneficiará y que legado dejará tu objetivo.

 

Todos los seres humanos necesitamos sentir que somos útiles para otras personas, sobretodo las de nuestro entorno. Otra gran palanca de motivación. Por eso es muy importante que definas y, si puede ser, escribas en un papel como va a mejorar la vida de las personas que te rodean el que tu alcances tus objetivos.

Tómate tu tiempo en cada una de las 3 cuestiones anteriores. Tal vez sea más importante tener estos 3 conceptos claros antes de tomar acción que tomar acción y luego aclarar estos 3 conceptos sobre la marcha.

Para ello utiliza la regla de 80-20 y invierte el 80% de tu tiempo en pensar y definir estos 3 conceptos y el 20% en la ejecución. Los japoneses siempre dicen lo mismo: 80% pensar, 20% acción. En España muchos lo hacen a la inversa.

 

Bueno amigos y amigas, espero que estos consejos prácticos y muy útiles te sirvan para poder alcanzar tus metas con mayor facilidad. Así que ya sabes, antes de ponerte las zapatillas e ir al gimnasio, escribe y define cual es tu motivación, cual es tu para que y que legado quieres dejar con tu acción.

 

Feliz año.

 

 

NADA CRECERÁ SI TU NO CRECES.

By | Cosnciencia, Desarrollo Personal, Desarrollo Profesional | 57 Comments

Son muchas las personas con las que tengo la oportunidad de compartir últimamente y he visto algo común en todas. Sus resultados son directamente proporcionales a su nivel de desarrollo personal, es decir, a su nivel de consciencia.

Nadie es superior a nadie y nadie es inferior a nadie pero si que, a nivel de consciencia, las personas somos diferentes ya que cada uno vive su propia experiencia y su propio aprendizaje. Pero de algo importante si que me he dado cuenta: “Si quieres que las cosas cambien, cambia tu”. “Si quieres que las cosas mejoren, mejora tu como persona”.

Hace años mi vida era un auténtico KO’s. Vivía solo para contar la película de mi vida y para colgarme las máximas medallas posibles. Intentaba cubrir, a la vista de las personas que me rodeaban, mis miserias internas haciéndome pasar por millonario, empresario, gigoló, y todos las peores cosas que pueda demostrar un ser humano.

El resultado de todo ello fue el que tenía que ser: una vida al borde de la auto-destrucción personal. En ocasiones no asociamos lo que pensamos y sentimos con nuestros resultados en el plano de lo físico porque nos han entrenado a ver casualidades y no “causalidades”. Nada más lejos de la realidad.

Cualquier desequilibrio a nivel interno se materializará a nivel externo. Además puede manifestarse en cosas que a priori no tienen nada, absolutamente nada que ver, las unas con las otras. Si me permites que te ponga un ejemplo esteré encantado.

Hace ahora más de 10 años toqué fondo. Pero no lo descubría hasta varios años después. Fruto de experiencias pasadas mi manera de relacionarme con mi entorno era fruto del ego más absoluto. Intentaba demostrar constantemente que todo lo que yo hacía estaba bajo mi más absoluto control y es que desde bien pequeño ya me acostumbre a saber demostrar que todo estaba controlado aunque no fuera así.

Mis desequilibrios internos me llevaron a perder grandes cantidades de dinero, no menos cantidades de salud y hasta casi mi amada familia. Y esto, no hay ser humano que se lo merezca.

No hace falta tocar fondo para darse cuenta que nuestros resultados son fruto de nuestro nivel de consciencia. Casi como un milagro, a medida que fui ordenando mi vida mis resultados en el mundo exterior se fueron colocando en el lugar que estaba tomando mi nueva consciencia.

Como mi desarrollo personal y espiritual no ha parado desde entonces mis resultados en el plano material no han hecho más que crecer. Ahora puedo disfrutar  muchos de los placeres que nos brinda la vida y además desde una energía de amor y no de ego, es decir, de miedo.

Además quiero darme el permiso de pedirte que no te culpes jamás por lo que hayas hecho mal. Seguramente, tal y como me pasó a mi, no has sabido hacerlo mejor. Vivir con culpa es vivir desde una energía muy baja invocada por el miedo. Y es en esas energías donde el Universo deja de hacerte los mejores regalos de la vida.

Toma consciencia, empieza a darle menos importancia a tus sentidos y conecta con esa energía superior que a todos nos guía. Escucha tu guía interior que el sabe perfectamente que caminos debes de seguir. Empieza a consumir nueva información, date el tiempo suficiente para convertirla en un modo de vida y ama la vida.

Así, tan simple y tan complicado a la vez, es como mejor puede vivirse esta experiencia vital. Es desde el amor donde la vida coge otro color y es desde el amor a uno mismo donde cambia cualquier experiencia.

Espero y deseo que esta pequeña revelación te sirva para seguir los pasos de tu camino interior y que te conduzca a nivel exterior a vivir en abundancia, paz y prosperidad.

Te deseo lo mejor de ti en este hermoso camino.

 

 

 

ESCLAVO DE TUS PENSAMIENTOS

By | Cosnciencia, Desarrollo Personal | 273 Comments

Hace ya algunos años que dedico parte de mis esfuerzos en estudiar la conducta de las personas mucho más allá de cualquier disciplina o técnica (entiéndase Coaching, PNL, Inteligencia Emocional, etc…) y entre todos me han enseñado el camino hacia la espiritualidad como yo la entiendo.

Si hay algo que he aprendido y que hace esclavo a muchas personas y es que somos prisioneros de nuestros pensamientos cuando no somos nuestros pensamientos.

En este video, el gran Sergi Torres, nos lo describe a la perfección.

CAMBIA DE ENTORNO

By | Cosnciencia, Desarrollo Personal, Desarrollo Profesional | 59 Comments

Aunque no te lo creas tu entorno limitará mucho tus resultados. De forma inconsciente nos vamos convirtiendo a diario en aquello que conocemos y que nos resulta familiar.

Si no estás obteniendo los resultados deseados puede que uno de lo motivos sea tu entorno. Si algo cambió en mi y cambió mis resultados fue expandir mi entorno y conocer nuevas personas con nuevas maneras de hacer y de pensar.

Cuando te juntas con personas que mentalmente juegan en otra división, automáticamente tu te contagias de su energía y también de su forma de pensar. Aunque solo sea por el miedo primario a no sentirse aceptado, harás cosas distintas para parecerte a la tribu de aquellas personas que están junto a ti día tras día.

Pero esto puede resultar un arma de doble filo, es decir, puede ser tanto por el lado positivo como por el lado negativo.

¿Cuantas personas están atrapadas en las mismas decisiones simplemente porque no se atreven a tomar decisiones distintas? ¿Sabes, en muchos casos, porque no se atreven? Muy sencillo. Por no parecer distintas.

El precio del éxito y el precio de la grandeza es precisamente ser “distinto”. Si solo un 10% de las personas tienen éxito y tu quieres ser de ese grupo del 10% intrínsecamente tendrás que asumir que deberás ser de los “distintos”.

Ser de los distintos no tiene absolutamente nada malo, simplemente que no estamos entrenados para estar cómodos en ese grupo de gente. Ser de los “distintos” es simplemente atreverse a pensar diferente, a tomar decisiones que otros no tomarían, a tomar acciones inciertas y a esperar de cada acción resultados brillantes.

Piensa en grande y actúa en pequeño y si quieres parecerte a ese grupo de personas brillantes tendrás que estar dispuesto a pagar el precio que hay que pagar, que créeme, es simplemente el recibir algunas críticas de alguna de las mentes mediocres que andan sueltas como almas en pena fustigándose por no haber sido ellos los atrevidos a ser “distintos”.

Realmente, mi gran salto, fue así. Recuerdo perfectamente cuando empecé en el campo del desarrollo personal y profesional. Al ser todo una novedad pensaba que aquello era “el no va más”. Pero cuando investigue quienes eran los referentes y empecé a formarme con ellos vi que aquello era otra liga, vi que mentalmente jugaban en otra división.

Y para allá que me fui. A día de hoy sigo formándome con los mejores precisamente porque son distintos y quiero ser como ellos. Siempre guardando mi esencia pero quiero la vida que ellos llevan, quiero ser influyente en mi campo igual que lo son ellos, quiero impactar positivamente en la vida de otras personas al igual que lo hacen ellos y quiero obtener grandes resultados como lo hacen ellos.

Eso si, con los pies en el suelo y sabiendo quien soy y quien quiero ser y sobretodo sabiendo el precio que estoy dispuesto a pagar por ello.

No dejes que tu proyecto personal y profesional se estanque por el entorno que te rodea. Si quieres obtener resultados distintos estudia bien quien está en la situación que a ti te gustaría estar y quien pasó un día por donde tu has pasado y que te sirvan como modelo.

Júntate con ellos, fórmate a su lado, síguelos, pídeles consejo (te sorprendería ver lo accesibles que son) y después inteligentemente adáptalo todo a ti. Pero, tienes que saber, estar rodeado de grandes te hará grande.

Si algo tienen esa clase de personas es que piensan distinto. Piensan en grande. Juegan en otra liga a nivel mental. No te estoy diciendo que tu juegues en otra liga desde el primer momento pero para poderte inscribir en ella, en la Superliga, lo primero que tienes que hacer es empezar a pensar como piensan los grandes.

Te encontrarás, como me he encontrado yo, personas que no te entiendan o incluso antiguos “maestros” que cuando ya no bailes a su son dejen de prestarte atención. No importa, es parte del juego. Los grandes, los grandes de verdad estarán encantados de verte crecer. Eso es, precisamente los que les hace grandes.

Recuerda que la labor de un buen maestro no es crear discípulos sino es crear mejores maestro.

EL EMPRENDEDOR DE ÉXITO (el desarrollo personal en emprendedores)

By | Cosnciencia, Desarrollo Personal, Desarrollo Profesional | 55 Comments

Me hace muchísima ilusión compartir este nuevo post contigo porque a decir verdad no puede compartir mejor herramienta que esta.

Hoy para mi es importante descubrirte lo que realmente me facilitó dar un giro de 360º a mi negocio en plena crisis y como 5 años después me ha permitido empezar con un nuevo proyecto a mis 40 años que va sobre ruedas y además lo estoy preparando para que me lleve directamente a la libertad en los siguientes 5 años.

¿Te gustaría saber que es?

¿Cómo lo he hecho?

¿Y poder hacerlo tu también?

Hay algo que para mi debería ser fundamental en todos lo emprendedores del mundo y es el hecho de destinar siempre recursos suficientes a su desarrollo personal, es decir a convertirse en mejores seres humanos y a conocerse mejor como tales. Para mi es imposible separar al emprendedor de la persona, de hecho y no en vano, todos los emprendedores somos, ante todo, seres humanos.

Ser seres humanos nos hace a todos muy similares, con algunos matices, pero muy similares. En el fondo y al contrario de lo que mucha gente cree somos mucho más parecidos de lo que a priori puede parecer. Y es por eso que conocerse cada día mejor y volverse cada día mejor persona es el camino más directo y más placentero al éxito empresarial.

Ten en cuenta sobretodo una cosa: Los negocios son relaciones y las relaciones se generan por confianza. Aquellas personas que lo son buenas siempre generan mucha mayor confianza que quienes generan dudas.

Puedes tener en cuenta otra cosa: Hay miles de productos por todo el mundo como el tuyo pero tu eres único como ser humanos. Si alguien debe de elegir entre muchos productos iguales en un mundo tan globalizado y donde el marketing cada vez es mejor elegirá a la persona que le genere mayor confianza. No lo dudes.

En mi caso particular fue algo muy curioso y bendito. Hace ahora 10 años que empecé enserio en el mundo de los negocios. Empecé con todo de cara pero mi ego y mi mala gestión emocional fruto de mis experiencias pasadas llevaron a mi negocio al borde del abismo, literalmente.

Curiosamente me empecé a adentrar cada vez más en el mundo del desarrollo personal y fui realizando cada vez mejores formaciones, con mejores expertos pero sobretodo con grandes personas. A medida que avanzaba en mi crecimiento como persona, mi negocio, como por arte de magia y en plena crisis, se fue recuperando hasta día de hoy poder gozar de una salud envidiable a todos los niveles.

Cuando te trabajas como ser humano estás trabajando tu esencia y das otro aroma a todo lo que llevas a cabo. Y en el tema de tus negocios no es distinto. Hay un dicho que yo utilizo mucho y es el siguiente:

“Si quieres que las cosas cambien a tu alrededor, cambia tu primero”. En mi caso y en todos los que conozco, así fue.

Cuando te conozcas como personas aprenderás que emociones están gobernando tu vida a nivel interno que es, dicho sea de paso, lo que te está haciendo tomar las decisiones que estás tomando. Y ya sabes que eres fruto de las decisiones que tomas.

Tomar decisiones incorrectas en los momentos correctos puede ser letal y tomar las decisiones correctas en los momentos incorrectos puede llevarte al desastre. Ya no te cuento si tomas las decisiones incorrectas en los peores momentos.

Cuando empiezas a conocer que miedos y que creencias están gobernando tu vida y tus decisiones, todo cambia. Y cambia precisamente porque empiezas a estar en disposición de percibir la realidad de una manera distinta a la que lo veías y por tanto a tomar decisiones diferentes.

Ya lo decía Einstein: “Pretender obtener los mismos resultados haciendo siempre lo mismo es la mejor definición de locura que existe”.

Conócete, conócete cada vez mejor, trabaja todo aquello que no se ve a simple vista pero que como consecuencia da todos tus resultados. A partir de allí empezarás a tomar distintas decisiones fruto de gestionar mucho mejor tus emociones. Y estás nuevas decisiones te darán unos resultados distintos.

Cuanto más te trabajes a nivel interno menos fuerza tendrán tus creencias pasadas hasta que un día lleguen a desaparecer. En estos nuevos tiempos y en el mundo del desarrollo personal en concreto se habla mucho sobre las creencias pero muy pocas personas han conseguido verdaderamente destruir sus antigua y limitantes creencias para construir unas más poderosas y potenciadoras.

Muchas personas son conscientes de sus creencias limitadoras pero no hacen nada al respecto y entonces es cuando el mismo capitán sigue manejando el mismo barco que siempre te llevará al mismo destino.

Y para acabar, y citando a mi admirado Raimón Samsó cuando llegas a un nivel alto de consciencia o de desarrollo personal y además eres coherente “dejas de tener miedo porqué sabes perfectamente quien guía tus pasos”.

Si te tuviera que dar un humilde consejo para convertirte cada vez en un emprendedor de mayor éxito sería que nunca dejes de invertir en ti. Invierte en tu parte técnica pero siempre destina el 50% de tu presupuesto a invertir en tu propio desarrollo.

 

Un fuerte abrazo!

O HAY O HAY APRENDIZAJE

By | Desarrollo Personal, Desarrollo Profesional | 57 Comments

Tenemos miedo a fallar, tenemos miedo a no estar a la altura, tenemos miedo ante los juicios o críticas ajenas y este miedo es el responsable, en demasiadas ocasiones, de ni siquiera haberlo intentado.

Si ahora tuviésemos la capacidad de recordar cuantas veces hemos dejado de hacer cosas por miedo seguramente ya no dejaríamos de hacer ninguna más por miedo a volvernos a perder tantas cosas bonitas. Menos mal que muchos de esas decisiones las vas olvidando, pero el olvido no es más que acto de i-rresponsabilidad (no hacerse responsable) por dejarse atrapar por esta emoción.

Solo quiero recordarte una cosa: El error no existe cuando lo intentas. Cuando tu haces tu parte y actúas “o hay éxito o hay aprendizaje”.

Vivimos en una sociedad (lo cual no te exime de ninguna responsabilidad) donde el error se penaliza desde muy pequeño. Muy poco o nada se pone en valor el hecho de intentarlo. Y como nuestra mente asocia la penalización a algo malo cada vez que puede verse en riesgo dejará de intentar hacer muchas cosas.

Nadie jamás podrá predecir a ciencia cierta el resultado de ninguna acción que emprendas pero lo que si sabemos es el resultado de no tomar decisiones por miedo. Cuando cambias tu estructura mental e integras que no hay errores y que en esta vida solo hay aprendizajes, el éxito está asegurado.

Vivimos en un mundo de posibilidades y no puedes ser tu quien lo estropee. Hay que darse el placer de experimentar y de hacerlo sin presión. Si la saciedad nos ha querido vender un modelo de éxito determinado no tenemos el porqué comprárselo.

Hemos dicho en más de una ocasión que las metas son el medio y nunca el fin y que la verdadera abundancia reside en el camino. Si dejes de hacer cosas o dejas de intentarlo por miedo estarás renunciando implícitamente a este mundo de posibilidades.

Creo firmemente que nos han preparado a consciencia parea tener miedos. La mayoría de ellos infundado. Y se, a ciencia cierta, que una persona con miedo esta en disposición de utilizar una mínima parte de todo su talento.

Recuerda: “O hay éxito o hay aprendizaje”. Esto en el peor de los casos porque en el mejor “hay éxito y hay aprendizaje”.

Un fuerte abrazo!

Déjame compartir una poderosa experiencia…..

By | Cosnciencia, Desarrollo Personal | 52 Comments
Quiero compartir algo que puede resultar interesante para ti. Me ocurrió ayer en el transcurso de una conferencia.
 
Casi al final de la charla, cuando llevábamos más de 1 hora y las emociones empezaban a estar a flor de piel una entrañable señora me hizo una pregunta y algunos “matices” sobre lo que yo había dicho.
 
La escuché atentamente mientras observaba mucho más allá de las palabras (una de mis especialidades) y entonces cuando hubo acabado le respondí.
 
Le pedí permiso para ser yo. Estoy perfectamente entrenado y preparado para utilizar un vocabulario provocador y “controladamente duro”, incluso alguien puede pensar que es impertinente. Insisto en que me he entrenado mucho estos años para poder utilizar algo tan poderoso como el poder de este tipo de lenguaje.
 
La señora, si algo no esperaba, fue mi respuesta y de la manera que se la di. Las personas esperan recibir pena frente a su pena o lástima frente a su lástima. Lo que no saben es que nada se puede combatir desde la misma emoción desde donde se creó. Y por eso muchas personas acuden a mi. Porqué saben que van a encontrar algo muy diferente. Saben que les dolerá pero saben que su lástima no se cura con más lástima ni su pena con más pena porque esto ya lo han intentado.
 
La señora, en un acto de humildad y amor impresionante, dejo escapar sus emociones y rompió a llorar. Era lo que yo quería porqué la causa de esas lágrimas tuvieron el efecto en mi respuesta pero llegaron a la causa.
 
Ella se dio cuenta al instante que todo aquello de lo que me intentaba convencer, se lo estaba diciendo a ella. Y que de toda aquella historia de la familia, de su entorno y de sus amistades no era más que la excusa perfecta que ella misma había creado y creído para no asumir la responsabilidad de tomar una acción diferente.
 
Además, por su edad, se dio cuenta de 2 cosas:
 
1.- Que había cosas que por su i-rresponsabilidad (falta de responsabilidad) jamás podría recuperar.
2.- Que ahora, o activaba de una puñetera vez esa responsabilidad o ya no tenía coartada.
 
Había tenido que ir un chico 20 años más joven a decirle las cosas claras a la cara para DARSE CUENTA de que ese no era el modelo de felicidad que ella quería.
 
¿Vamos a esperar a que no tengamos marcha atrás?
¿Van a seguir decidiendo que modelo de plenitud queremos cada uno de nosotros?
¿Hasta cuando vamos a dar la culpa a lo ambiguo o a lo hetéreo y camuflar nuestra i-rresponsabilidad bajo nombres como familia, entorno, amistades o trabajo?
 
Espero de corazón que te sirva. Y a esa señora, de la cual no se su nombre ni lo citaría jamás, GRACIAS de corazón porque es desde la vulnerabilidad donde empiezan los verdaderos cambios.

LA HONRADEZ ES PRODUCTIVA

By | Desarrollo Personal, Desarrollo Profesional | 55 Comments

Los grandes, en la mayoría de los casos, no son grandes por casualidad, sino más bien por causalidad. Y esto lo pude comprobar ayer mismo y quiero, con vuestro permiso, compartir esta bonita anécdota para que entendamos que cuando alguien se convierte en un referente y cosecha una buena reputación es, paradójicamente, porque lo envuelven muchas más cosas que unos simples resultados.

Dejadme que os cuente:

Ya hacía semana que exploraba e investigaba la posibilidad de contratar los servicios como mentor de una persona muy seguida y admirada por mi. A decir verdad ya había realizado con el una potente formación pero esto iba un paso más allá. Debía ser consciente que la apuesta, sobretodo económica, sería muy importante y por eso decidí investigar algo más sobre el.

Hablé, sobretodo, con una persona cercana que ambos tenemos en común y intenté averiguar mucho más allá de sus resultados como es la persona con la cual quería invertir mi tiempo, mi energía, mi dinero pero sobretodo mi ilusión.

Sabía perfectamente, por su historia y por sus resultados que era el mentor que necesitaba, o eso creía yo. Pero un paso tan importante para mi requería de un mayor conocimiento de la persona. Y me sorprendió. Vaya si me sorprendió.

Y no me sorprendió porque lo que averigüé de él fuese algo fuera de lo común sino más bien porque cuando me decidí a ponerme en contacto con el encontré respuestas, pero sobretodo, encontré respuestas fuera de lo común.

Como podrás haber intuido, cuando realicé mi llamada, ya había tomado la decisión de proponerle la posibilidad que el fuera mi mentor. Solo restaba conocer si me era posible poder llevar a cabo este proceso, sobretodo a nivel económico ya que cuando uno cuenta con la experiencia, el bagaje y los resultados contrastados con los que cuenta Juan Carlos es muy fácil que la inversión no pueda ser asumida por muchas personas.

Aún así me decidí a llamarle y allí empieza la historia de grandeza. Lo primero que quiero destacar de la historia es que cada vez que me he puesto en contacto con Juan Carlos su respuesta ha sido inmediata. Y no por sus ganas de venderme ninguno de sus productos o servicios sino más bien por su afán de ayudar a las personas. Y ahora entenderás porqué.

Acordamos una hora para que pudiera llamarle y fieles a nuestra palabra nos pusimos en contacto. A partir de allí, en pocos minutos pude comprobar que esa llamada sería diferente y que estaba siendo el mejor servicio que Juan Carlos podía ofrecerme y de manera totalmente gratuita. Fue como si me realizaran una auditoría de valores gratuita.

Como buen “escuchador” enseguida me cedió la palabra y de pidió que le contara el motivo de la llamada. Y así lo hice. Cuando acabé mi exposición le había dado unos números y unas cifras para ser lo más específico y concreto posible para que pudiera entender con la mayor concreción cual era mi objetivo si al final cristalizaba nuestro proceso. Su respuesta no pudo ser más elocuente:

“Crack, ¿de que vas tío?” Muy en su línea pero no con el significado que yo esperaba. Esperaba, sinceramente, unos cuantos regalos a mis oídos y acto seguido entrar en materia. Lo que principalmente me importaba era escuchar la cifra de la mentoría para decidir lo más rápidamente posible si podía contratar sus servicio.

Cual fue mi sorpresa que esa cifra no salió hasta que ya habíamos descartado empezar cualquier tipo de proceso ni de colaboración. Que grande. Que bonito.

Fue directo, al grano y con la honradez por bandera. Después de conocer mi situación lo primero que me dijo es que no necesitaba ningún proceso, ni con el ni con nadie y de lo único de lo que yo “adolecía” era de impaciencia, es decir, de falta de paciencia. Yo le llamo paz-ciencia (la ciencia que estudia la paz).

Fue una preciosa conversación de más de 20 minutos donde en ningún momento me intento convencer de nada que no fuera de mi talento y de que no necesitaba nada de lo que estaba buscando a no ser que fuera para saciar mi ego.

Me estuvo contando sus experiencia personal y dando consejos hasta que decidimos despedirnos. Algunos de ellos, repito, dignos de una persona que lleva la honradez por bandera. Me llamo poderosamente la atención uno de ellos. “Lo único que me preocupa es que caigas en manos de alguien que si te quiera cobrar una gran cantidad de dinero cuando tu lo único que necesitas es paz-ciencia”.

Al principio yo no daba crédito. Con el paso de los minutos entendí que los grandes no solo son grandes por obtener buenos resultados sino más bien todo lo contrario. Los grandes obtienen buenos resultados precisamente porque son grandes.

Lo mejor de todo ello es que Juan Carlos, Juan Carlos Castro, un auténtico líder y maestro en neuro-influencia y finanzas ha ganado un cliente para siempre pero sobretodo se ha ganado sin esfuerzo, sino siendo solo quien es, el respeto de alguien que si antes lo admiraba ahora mucho más.

Me gustaría que el fruto de este post fuera como el título del mismo: La honradez es productiva.

 

Gracias por tus sabias palabras Juan Carlos.