Producto añadido al carrito.
Monthly Archives

agosto 2017

NO TE DES MÁS OPORTUNIDADES

By | Cosnciencia, Emprendimiento, Empresa, Exito, Liderazgo, Organizacion | No Comments

En mi día a día veo con preocupación como muchas personas no alcanzan sus sueños y no disfrutan de la vida deseada porque ellos mismos se sabotean el proceso de conseguir sus objetivos. Y no tiene nada que ver con su capacidad o con sus dones y sus talentos sino con su mentalidad.

Hay algo común en las personas que no alcanzan a vivir aquella vida que siempre había soñado y es que siempre se dan una segunda oportunidad. Y no solo una segunda , sino una tercera una cuarta y todas las que hagan falta.

Ya sea por miedo, por pereza, por falta de motivación o por falta de compromiso hay demasiadas personas que no están dispuestas a pagar el precio que hay que pagar para alcanzar la plenitud y que se pasan todo el día sumidos en las excusas y los pretextos. Ya sabes que para mi, las excusas son la mejor herramienta de aquellas personas que han decidido ser mediocres y ser parte del problema y no de la solución.

Somos muchos, casi todos diría yo, que queremos disfrutar la vida al máximo pero somos muy pocos en proporción los que tenemos la claridad de ideas y la disposición para hacer lo que se tenga que hacer y ponerse a trabajar para vivir la vida de nuestros sueños. Si tuviera que darte un consejo porque eres de los que estás dispuesto a ponerte en marcha y poner en valor tus dones y tus talentos sería el siguiente:

No te des segundas oportunidades y quema las putas naves”.

 Esto que a priori parece tan sencillo resulta sumamente difícil para la mayoría de personas cuyos cerebros siempre buscan llevar a cabo la ley del mínimo esfuerzo y justificar sus resultados siempre con factores externos. Realmente a mi, este tipo de personas, ya no me dan ninguna lástima.

Son ellos y solo ellos que, en algunas ocasiones de manera consciente y en muchas de manera inconsciente, han decidido ponerse en el lado cómodo de la vida y no jugársela. No pasa absolutamente nada por ello siempre y cuando después no reclames al Universo la vida que dices merecer.

¿Quieres una vida mejor? ¿Crees que te la mereces? Pues deja de poner excusa de una puta vez y activa, honra y desata todo ese potencial con el que se te ha sido dotado como ser humano que eres. Claro, esto requiere de algo fundamental y es asumir el 100% de responsabilidad sobre el manejo y el control de tu vida. ¿Lo aceptas? ¿Aceptas el reto?

Ten en cuenta que nuestro cerebro está diseñado para ayudarnos a sobrevivir y primitivamente era la herramienta perfecta para liberarnos de cualquier peligro. Esto ya lo hemos hablado cientos de veces. Si el cerebro era una “herramienta” de supervivencia claro está que una de sus principales funciones es ahorrar energía.

Nuestro cerebro, todavía hoy en día, sigue funcionando con el modo “ahorro de energía” puesto. Solo aquellas personas que han entendido que ya no existen los mismos peligros y se atreven a explorar nuevas zonas de desarrollo logran alcanzar grandes resultados.

Tienes que aprender a contradecir y a desafiar a tu cerebro porque el está pensado y diseñado, no solo para no arriesgar ni salir de su zona de confort, sino para además encontrar y creerse cualquier excusa que justifique tu falta de acción.

Voy a decirte algo muy importante: aunque tu cerebro esté diseñado parea ahorrar energía, esto tampoco es una excusa. Ahora ya no existen esos antiguos peligros por los que antes nuestro cerebro se activaba. Ahora somos nosotros, los seres humanos, que hemos creado peligros sobre falsas ilusiones mentales. En muchos casos, insisto, para justificar nuestra falta de acción y por tanto nuestro malos resultados.

Si quieres alcanzar cosas extraordinarias y dejar un legado extraordinario tendrás que tener, por tanto, una motivación extraordinaria. No solo tendrás que superar las dificultades externas sino que también tendrás que retar a tu cerebro, entrenarlo y domesticarlo para tener la determinación de enfrentarse sin excusas a lo que seguramente calificará como peligros. No le hagas ni puto caso, en el 90% de los casos los peligros son totalmente infundados.

Si te sigues dando segundas y hasta terceras oportunidades le estás haciendo el juego a la parte más primitiva de tu ser. Estás, por pura comodidad, aceptando unas reglas de juego que hoy en día ya no tienen vigor más que para aquellas personas que han hecho de la queja y el lamento su mejor pretexto. No solo eso sino que además han convertido su percepción de la realidad en su única realidad.

¿Qué ocurre cuando quemas las naves y no hay segundas oportunidades? Muy sencillo: “O hay éxito o hay aprendizaje”. Si vas a por tus sueños con determinación como si no hubiera posible marcha atrás siempre estarás avanzando directo al punto donde te quieres ver en un espacio de tiempo. Puede que no lo consigas en primera instancia pero siempre estarás más cerca y dispondrás de muchas más herramientas que habrás aprendido por el camino.

¿A quién pretendes dar lástima? ¿Qué pretendes poniendo excusas? Sea lo que sea que pretendas tu situación no cambiará si no pasas a la acción como si la vida te fuera en ello.

Después no seas tan osado para decir que tus objetivos, aquellos que no lograste alcanzar, eran lo más importante para ti. Si eran lo más importante, es más, si son lo más importante, tarde o temprano lo vas a conseguir teniendo la mentalidad correcta. Este es mi “expertise”, dotar a las personas de la mentalidad correcta.

Como dice Tony Robbins: “Quien abandona sus sueños por el camino es porque se ha equivocado de motivos”. Por lo tanto, tienes que saber que si abandonas, es que los motivos por los cuales pasaste a la acción no eran tan potentes como tus miedos, tus excusas o tu pereza.

Ahora tu decides. Tú y solo tú eres el responsable máximo de alcanzar tus sueños y la vida que te mereces. Si no lo haces, a mi por lo menos, no me vengas a contar milongas que no me las voy a creer.

Un abrazo y te deseo lo mejor de ti.

EL ALMA AL AIRE

By | Cosnciencia, Liderazgo | No Comments

Parece que en muchas ocasiones, demasiadas, solo reaccionamos ante situaciones que nos hacen estremecer. Y es que el Universo es tan sabio que siempre nos habla en el idioma que el sabe que podemos entender.

Hace ahora una semana, la humanidad volvió a vivir uno de esos sucesos que marcan una diferencia en las vidas de las personas y que permiten ver las dos caras del ser humano. Por un lado la cara más cruel y por otro la cara del alma.

Hoy voy a centrarme en la cara del alma y no en aquella parte más cruel que es capaz de desplegar el ser humano. Hoy voy a intentar hacerte ver con los ojos del alma que debemos entender otro tipo de lenguaje para cambiar nuestros hábitos y dar más espacio a la esencia que llevamos con nosotros los seres humanos.

Como no puede ser de otra manera nos escandalizamos ante la barbarie cuando algunos “des-almados” ponen en acción lo peor que puede ofrecer un ser humano pero, curiosamente, se nos pasa por alto activar nuestra alma y lo mejor de nosotros mismos en nuestro día a día. Parece como si muchos seres humanos necesitaran este tipo de lenguaje para darse cuenta, para tomar consciencia o para, de una vez por todas, des-hacerse del lenguaje del ego.

Que el ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor ya lo sabemos. Lo hemos podido comprobar en multitud de ocasiones. Pero ¿cómo hacer que el ser humano saque lo mejor de sí sin necesidad de atender a situaciones dramáticas que permitan remover nuestras consciencias?

Si ante situaciones extremas somos capaces de dar lo mejor de cada uno de nosotros ¿porqué no hacerlo cuando las situaciones no sean tan exigentes? ¿Porqué no acostumbrarse a vivir con el alma al aire y que ofrecer lo mejor pase a ser la regla y no la excepción?

La mayoría nos hemos acostumbrado a vivir a una velocidad de vértigo, a pasar todo el día haciendo cosas con el objetivo final de obtener recompensas. Estamos dando todo el protagonismo a la voz de nuestro ego y solo dejamos emerger nuestra esencia cuando las situaciones son críticas.

No esperes a una enfermedad, unos atentados o una pérdida de un ser querido para poner en valor el tesoro más preciado que tenemos. Vinimos y seguimos viviendo con todo lo necesario de fábrica para vivir una vida plena y abundante. Solo la voz del ego en la que estamos envueltos y, dicho sea de paso, que solo nosotros mismos hemos fabricado no nos deja ver la verdadera esencia del ser humano.

Llegamos a este mundo sin filtros. Llegamos a este mundo siendo puro amor. Un amor que con el paso de tiempo vamos distorsionando pasándolo por los filtros del ego para ver la realidad de una manera totalmente distorsionada y a merced de nuestras extravagancias.

Nos hemos creado un mundo imaginario donde el amor al prójimo y a nosotros mismos es la excepción y no la regla. Vivimos en un mundo donde hemos fabricado grandes cantidades de competitividad, de rencor, de envidia y de celos. Todo ello fruto del miedo a nos ser suficientes o no ser aprobados por el resto de semejantes. Sin saber que formamos parte de un todo y que los demás somos nosotros mismos.

No hay nada que aprobar si vemos que formamos parte de un todo y que no somos sujetos individuales. Esta es otra de las malévolas invenciones del ego. Cuando nos vemos como seres independientes e individuales nos convertimos en personas demasiado ocupadas por ganar, por ser mejores, por demostrar, por destacar y por conservar lo que tenemos.

Nuestro ego se ha convertido en el patrono de esa vocecita que todo el día nos está hablando en nuestro interior y que nos advierte de cualquier peligro imaginario con tal de salvaguardar su integridad. El ego, sin miedo, no tendría jamás razón de ser.

Vivimos con miedo a nuestro jefe, a nuestra pareja, a nuestros compañeros de trabajo, a no publicar cada día en redes sociales, a nos ser lo suficientemente “popu” como para estar en boca de todos y esto queridos lectores nos ha llevado a entregar en vida la peor cara del ser humano.

Solo cuando ocurren sucesos que consideramos de extrema gravedad nos damos cuenta que la vida no es eso. La vida no es separación sino unidad, no es miedo sino amor, no es, en definitiva, oscuridad sino todo lo contrario. Somos seres llenos de luz y de amor.

Para, deja de competir para co-opetir, deja de ver en el otro una amenaza para ver un oportunidad. Las personas nos reflejan sabiamente en el lenguaje del Universo lo que nosotros no somos capaces de ver de nosotros mismos.

Estamos yendo, bajo mi humilde opinión, contra toda natura. No fuimos concebidos para hacer y hacer con el único fin de obtener. Esto solo son los deseos del ego. No verás a ningún ser vivo que actúe como lo hacemos los humanos. Nos estamos olvidando de que somos seres humanos, no hacedores humanos ni tenedores humanos.

Se que es una ilusión pedirte que te ocupes solo de obtener los alimentos necesarios para sobrevivir pero también debe ser una ilusión,, por ejemplo tener hijos y no saberlos disfrutar por estar todo el día trabajando. Un trabajo que, dicho sea de paso, también es una invención del ser humano.

Pero ya que hemos sido capaces de fabricar este mundo, disfrutémoslo. Tenemos todo lo necesario tanto a nivel interno como en nuestro entorno para ser felices y no nos damos cuenta de ello. Los deseos del ego han nublado por completo las necesidades del alma.

Todo lo que te hace sentir separado y escaso son invenciones de un ego fruto de los miedos más primarios. La gran noticia es que si consigues pararte, aunque solo sea para leer conscientemente este post, verás que esta vida que llevamos no es la que tocaría vivir.

Una vida que saca lo peor del ser humano como regla general no es la vida por la cual fuimos creados. La creación se hizo con la intención de vivir con “El alma al aire”. Y por mucho que nos empeñemos, tarde o temprano, volveremos al CAMINO.

LA FUENTE DE TODA ABUNDANCIA

By | Cosnciencia, Emprendimiento, Empresa, Exito, Liderazgo, Organizacion | No Comments

Llevo más de 15 años desarrollándome como emprendedor y en estos últimos tiempos intento transmitir mi mensaje a emprendedores que un día pusieron sus dones y sus talentos al servicio de su sueño y de mejorar la vida de sus semejantes.

Mi motivación es que sigo viendo, al igual que me veía a mi mismo, muchos sueños truncados, muchas decepciones, muchas perdidas de dinero, perdidas de energía y de tiempo desperdiciado y demasiadas personas golpeadas por la frustración. Ayudar a revertir esta situación desde mi experiencia me motiva a inspirar.

Son muy recurrentes preguntas como cual es la mejor manera de aumentar las ventas, de subir la facturación , sobre como atraer más clientes y sobre todo, como hacer que nuestro negocio sea cada vez un negocio más próspero y rico.

Cada vez, cada respuesta y cada ocasión que tengo para poder compartir mis experiencias frente a otros soñadores emprendedores me doy más cuenta de que estas preguntas, materialistas casi todas, solo tienen una respuesta espiritual.

He contado y quiero recordártelo hoy como en mis primeros años como emprendedor perdía grandes cantidades de dinero, energía y tiempo, además de dejar a muchas personas inocentes “heridas” por mi mala praxis y nada de ello fue fruto de la coyuntura económica ni de ninguna otra crisis que no fuera la de mis valores.

Por eso, hoy en día, cuando tengo la oportunidad de compartir con emprendedores como hacer crecer su negocio o como aumentar su facturación siempre les digo algo: “No busques fuera, lo que ya tienes dentro”.

Esta sencilla pero poderosa frase nos dota de una responsabilidad absoluta sobre nuestro resultados. No en vano  obtenemos en el plano de lo material lo que somos en el plano espiritual (a nivel de consciencia).

Nuestros frutos no son, ni más ni menos, que la consecuencia de un triángulo mágico interno y que en demasiadas ocasiones vivimos de espaldas a él restándole su verdadera importancia.

Son demasiados los emprendedores que hoy en día buscan la causa de sus resultados fuera de ellos cuando lo único que realmente encuentran allí afuera son los efectos de cómo son ellos como personas a nivel interno. Esta poca consciencia hace que aquellos emprendedores poco despiertos tengan muchas dificultades para entender las verdaderas reglas del éxito y por ello sufran demasiado y paguen un precio demasiado elevado para convertir lo que un día fue su sueño en una realidad.

El mejor consejo que pueda darte si quieres alcanzar la plenitud y los resultados deseados, tanto personales como profesionales, es que tomes consciencia de este triángulo mágico que es el creador de todos tus resultados materiales.

Cuando hablo del triángulo mágico me estoy refiriendo a:

TUS CREENCIAS:

Aquello en lo que crees, eres capaz de crearlo, de lo contrario ni te molestarás en buscar las herramientas necesarias para llevarlo a cabo.

En cambio,  aquello en lo que no crees será imposible que puedas crearlo simplemente porque lo consideras (crees) imposible y ni te molestarás en buscar los caminos.

Revisa tus creencias y verás que estás obteniendo los resultados en función de ellas. Si no te gusta lo que estás consiguiendo es que estás creyendo en lo equivocado.

TUS MIEDOS:

Si creas desde cualquier miedo siempre te estarás alejando de aquello que sabes que no quieres para ti pero nunca te estarás acercando a aquello que anhelas y deseas. Huir toda la vida cansa y desmotiva.

Revisa que fuerza te esta empujando y si en tus acciones ves el miedo en vez del amor tus resultados seguramente no serán los deseados. Y si en algún momento dado tuvieras la fortuna de que si lo fueran , seguramente serían muy efímeros.

TU PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD.

Y por último debes saber que esos miedos y esas creencias crean tu percepción de la realidad la cual, por lógica aplastante, estará creando tus resultados.

Según la percepción que tengas de ti mismo y del mundo que te rodea actuarás de una u otra manera. Y en función de como actúes obtendrás unos resultados.

Siento si no eran las respuestas que querías obtener para forrarte de pasta y hacerte “rico de dinero” pero son las más sencillas, las que yo conozco y las que están al alcance de todo el mundo, incluido tú.

No caigas en la tentación que tus creencias, fruto del ego, te hagan menospreciar este triángulo mágico que te permitirá disfrutar de una vida plena, abundante y feliz.

Alcanzar aquello que deseas está muy bien pero solo te ofrece una emoción efímera. Disfrutar de alcanzar aquello que te mereces y vivir cada uno de tus pasos hacia el éxito como parte del mismo es la mejor y mayor definición de plenitud que conozco y que deseo trasladarte hoy.

Espero que te sirva querido/a amigo/a……………

PD: Si quieres conocer más a fondo algunas maneras de tomar consciencia y conocer y transformar tus creencias puedes hacerte con un ejemplar “De Espectador a protagonista”. No te arrepentirás.