Producto añadido al carrito.
Monthly Archives

junio 2017

LO QUE TOLERAS ES LO QUE PROMUEVES

By | Cosnciencia, Exito, Liderazgo | No Comments

Me has oído hablar en muchas ocasiones de la importancia vital de asumir la responsabilidad de todo cuanto acontece en nuestras vidas. Te he repetido hasta la saciedad que el gran “secreto” para llevar una vida plena y exenta de tanto dolor es asumir la responsabilidad de activar el gran poder del que se nos ha dotado: “el poder de decidir”.

Hoy quiero hacer referencia a una poderosa frase que leí ayer en uno de mis momentos de lectura diario que no hace más que reafirmar que somos los responsables únicos de nuestra vida y de que además tenemos la obligación de serlo. De no ser así jamás se nos hubiera concedido “de fábrica” ese poder inmenso que es el poder de decidir. Como dice un gran amigo mío: “Dios no sería tan cabrón de darnos algo tan poderoso y no poder usarlo”.

“Lo que permites es lo que promueves”, así de cierto, de contundente y de retador. Muchas personas sufren dolor en su día y día y fruto de ello viven totalmente sometidas al miedo. Una persona que soporta el dolor, aún sabiéndolo, es un persona movida, consciente o inconscientemente, por la emoción del miedo.

Si asumes la responsabilidad de decidir lo que toleras y lo que no toleras estarás elevando tus estándares de vida y por consiguiente estarás elevando la calidad de la misma.

Decidir es poner en acción lo que aceptas y no aceptas, lo que permites o no permites. Decidir es, en definitiva, asumir la responsabilidad de activar el botón de la libertad. Y ya lo sabes, “lo que permites es lo que promueves”.

Tu y solo tu estás dándote permiso para sentir dolor y vivir desde el miedo. Si tu permites que cualquier dolor se adueñe de tu vida y el miedo campe a sus anchas por tu paseo vital estás permitiendo que esa emoción se adueñe de ti y haga que gran parte de tu potencial como ser humano quede enmascarado tras excusas y pretextos.

Se trata de elevar los estándares y decidir conscientemente que vas a permitir y que no vas a permitir para tu vida y para ti. Si quieres dar lo mejor de ti mismo como ser humano y entregar a los demás todo ese potencial no te puedes permitir vivir desde el miedo. Si lo permites, serás siempre su prisionero.

Y el miedo, querido lector, puede disfrazarse de múltiples formas y maneras. Puede llevar el traje de tu jefe, puede oler a tu pareja, puede camuflarse tras el tiempo del reloj, pero todo esto son las diferentes formas en que tu y solo tu has tolerado que el miedo se apodere de tu vida.

Coge las riendas de tu vida, asume la responsabilidad y no toleres aquello que no te permita ofrecer lo mejor de ti. Es sencillo saber si estamos tolerando aquello que nos debilita o si, por el contrario, hemos sido capaces de elevar los estándares y decidir llevar las riendas de nuestra vida.

Es algo que también te he repetido hasta la saciedad. Escúchate. Escucha ese diálogo interior pero sobretodo escucha como se siente tu cuerpo ya que es la mejor herramienta de la que disponemos los seres humanos para saber si estamos actuando desde el amor o desde el miedo.

No tengas miedo y cuéntate verdad. Una verdad asertiva que te provoque ser responsablemente sincero. Recuerda que “aquello que toleras es aquello que promueves”.

Si no quieres algo, no lo toleres. Si algo quieres cambiarlo, no aceptes la situación actual. Resignarse es señal inequívoca de que uno está viviendo bajo el sutil manto del miedo. Enfrentarse a lo desconocido y elevar los estándares es la capa que se ponen los héroes de este nuevo siglo para vivir la vida que desean independientemente de lo que diga la gran mayoría.

¿Cuántas situaciones estás tolerando que no te gustaría que te sucedieran? ¿Por qué narices lo estás haciendo? Por miedo. Miedo al que dirán, miedo a no ser aceptado o miedo de no pertenecer a ningún colectivo. Y claro está, para ser aceptado, querido y sentirte parte de algo no puedes sacar la pata y mear fuera del tiesto.

Tus excusas me las paso por el forro del paraguas. Sepa usted que yo era de esos. Pero además era de los de matrícula de honor. Por eso, ahora se que todo lo que puedas estar pensando y que esta saboteando lo que estás leyendo es fruto del miedo. Un miedo, dicho sea de paso, activado desde tu ego más profundo.

Ya sabes que el ego, el tuyo y el de todos, lo que necesita es reconocimiento. Y haciendo el “penas” siempre complacerás, consciente o inconscientemente, a ese ego.

No pongas más excusas, no las disfraces de personas o situaciones y activa de una puta vez tu poder de decidir. Asume esa responsabilidad. Se valiente. Eleva tus estándares de lo que estás dispuesto y no estás dispuesto a tolerar en tu vida mande quien te lo mande.

A partir de hoy, levántate y brilla sin dejar que nada ni nadie, ni siquiera tu mismo, te digan lo que puedes o no puedes hacer.

PD: Te recomiendo la lectura de “El genio esta en la lámpara” de Rosetta Forner

By | Cosnciencia, Emprendimiento, Empresa, Exito, Liderazgo, Organizacion | No Comments

¿Inviertes tiempo y energía y los resultados siguen sin llegar?
¿Por más que te esfuerzas te da la sensación que no cunde?
¿No sabes donde estás fallando pero tus resultados te dicen que algo mal estás haciendo?

Suele ser frecuente ver como muchas veces las personas se frustran al no conseguir los resultados esperados. Hacen y hacen pero nada les acerca a sus objetivos…..

Y es que invertir tu energía, tu tiempo y tu dinero por el camino erróneo solo es sinónimo de perdida de tiempo, dinero y energía.

Como leí de Tony Robbins: “De nada sirve ir entusiasmado por el camino equivocado”.

Esto me ha llevado a mostrarte 8 tips que pueden ayudarte a saber si vas por el rumbo correcto y a corregir lo que haga falta si no es así.

Deja de desperdiciar tu talento y tu ilusión yendo por caminos equivocados y vuelve a lo esencial que son estos 8 TIPS.

Te deseo que puedas invertir estos minutos en ver si todo ello lo estas aplicando con éxito. Recuerda: “no es si lo sabes, es si lo aplicas”.

Feliz Lunes

YOU ARE AN IRONMAN

By | Sin categoría | No Comments

Hoy quiero hablarte de la metáfora de dos hombres. El hombre de hierro y el hombre millonario. Una metáfora creada para que des el 100% de ti y puedas así alcanzar cualquier meta que te propongas.

¿Crees que puedes ser millonario algún día? ¿Crees que podrás alcanzar la libertad financiera y ser totalmente libre para hacer lo que te plazca? ¿Te gustaría tener esa sensación de libertad que da el no preocuparse jamás por el dinero? Yo sí, y quiero explicarte como. Pero antes déjame que te cuente que narices pinta un Ironman es decir, un hombre de hierro, en esta historia por querer ser millonario.

Como bien sabes y sino te lo explico a continuación, una de las pruebas atléticas más duras y famosas del mundo es el “temido” Ironman. El Ironman es una prueba triatlética donde hay que cubrir en menos de 17 horas las distancias de 3.8 km a nada, 180 km en bicicleta, para acabar cubriendo la distancia de 42 km de carrera a pie.

¿Parece duro verdad? ¿Imposible tal vez? ¿Crees que jamás podrías superar una prueba de estás características? Te equivocas. Un Ironman es exactamente igual que cualquier otro gran reto, incluido el de ser millonario. Por eso he querido escribirte esta metáfora: Me explico:

Cada fin de semana, en distintas partes del mundo, cientos, incluso miles de personas “normales” hacen una gesta extraordinaria que es la de cubrir la distancia necesaria para ser un Ironman. Miles de hombres y mujeres que, todos ellos sin excepción, algún día pensaron que jamás serían capaces de alcanzar semejante gesta, pero que empujadas por una energía extraordinaria un día vieron cumplido su sueño.

Pero no te engañes, no hay nada de extraordinario y ningún secreto en todo ello. Al igual como en el noble arte de intentar y conseguir ser millonario. Simplemente, ambos objetivos, requieren de una serie de comportamientos que inevitablemente te llevarán a la meta. Por eso hoy quiero compartir los secretos de las personas normales que hacen cosas extraordinarias y alcanzan así vidas igualmente extraordinarias.

En primer lugar quiero dejarte claro que aún no soy millonario pero que tengo el firme compromiso, la determinación y la claridad para a los 45 años (ahora disfruto de 42 primaveras) ser una de esas personas que solo va a trabajar si le apetece. Y para ello aplicaré todo lo que en su día apliqué para acabar el Ironman. Vamos allá:

En primer lugar es necesario obtener la mentalidad necesaria para saber que puedes conseguirlo. Somos creadores de nuestro destino y ya sabes lo que dice la Ley de la Creación: Aquello que crees, creas. Si crees que puedes, te harás con las destrezas y las herramientas necesarias para llegar a la meta. En cambio, si crees que no puedes, ni te molestarás en buscarlas.

En segundo lugar lo que hice para acabar el Ironman y lo que hago para llegar a ser millonario es comprometerme al 100% y sellar ese compromiso. Como siempre digo, el papel lo aguanta todo por lo que debes encontrar una manera potente y que te genere mucha emoción para sellar ese compromiso que acabas de tomar. ¿Qué mejor manera de comprometerme a ser millonario que explicándote cual es mi objetivo para 2020 a ti y públicamente? No puedo fallar.

Una vez tomada la decisión y anclado el compromiso, debes hacerte con las herramientas y las destrezas necesarias para poder preparar con éxito y garantía el asalto a ese gran objetivo. Aquí está una de las grandes claves: la preparación.

Todo el mundo, sin excepción, puede acabar un Ironman y todo el mundo, sin excepción puede hacerse millonario. La gran diferencia entre quien lo consigue y quien no lo hace, es que unos están dispuesto a pagar el precio y los otros no. Tu compromiso se pone a prueba en los momentos más duros y la preparación es uno de ellos.

Acabar un Ironman es relativamente sencillo, lo realmente duro es prepararlo. Aunque ya sabes, porque me lo has escuchado decir en multitud de ocasiones, que si la emoción que te genera tu objetivo es alta y de 100 sobre 100 harás lo que tengas que hacer sin esfuerzo. Es muy importante sentirte conectado a tu motivo. Dicho de otra manera: debes estar muy motivado.

Una vez adquiridas las destrezas pasamos al paso cuarto. Pasar a la acción. Es hora de jugársela, es hora de exponerse y es hora de activar todo tu potencial para ponerlo al servicio de la causa. No esperes a que todo este perfecto para iniciar la acción. Actúa.

Los minutos antes de un Ironman son los más silenciosos. A pesar de haber más de 2000 almas en unos pocos metros cuadrados, no se escucha prácticamente a nadie. Es fruto de lógicas dudas y de una más que justificada concentración. Una vez te tiras al mar, allí empieza el baile. Allí estás, solo contra las adversidades. Lo mismo ocurre cuando quieres ser millonario. Al final, gracias a Dios, todo depende de ti.

Y ahora nos queda el último paso. Poner el foco en la meta. Si quieres ser millonario o si quieres acabar un Ironman una de las mejores herramientas que debes de utilizar es “el poder del foco”. Céntrate tanto en tu objetivo que todo lo demás pase a un segundo plano. Durante el camino habrán dificultades, tendrás ganas de abandonar, incluso te sugerirán que lo hagas. No abandones, es tu sueño. Mantén en foco y cada vez estarás más cerca de la meta.

Quiero contarte una anécdota. Durante mi primer intento por ser Ironman tuve una durísima caída en el kilómetro 2 del sector de bicicleta. Mi bici piso un plástico y me escupió literalmente varios metros por delante. Si no llega a ser por el casco hoy no estaría escribiendo este post.

La bici quedó muy dañada hasta el punto que no podía cambiar con facilidad las marchas y me era imposible llegar a colocar la marcha adecuada para subir el último gran puerto de la prueba antes del sector de correr. No solo la bici, sino también mi carrocería quedo maltrecha. Mi cadera y mi clavícula se vieron muy comprometidas ese día.

En cualquier otro momento, si alguien me hubiera dicho que en esas condiciones tenía que cubrir todo un Ironman no me lo hubiera creído. Pero aquel día no me lo pensé ni un segundo. Me levante, arreglé la bici como pude, apreté los diente y continué. Pasadas 11 horas cruzaba la línea de meta en uno de los días más felices de mi vida.

Ahora quiero ser millonario en 2020 y sabes tu, sabe Dios y sabe mi familia, porque he querido sellar el compromiso con vosotros, que pondré toda la carne en el asador para llegar a meta.

Cómo dice el slogan de esta gran prueba atlética: Anything it’s impossible.

¿Aceptas el reto? You are an Ironman.

 

 

 

QUE COJONES ESTÁS CONTANDO

By | Cosnciencia, Emprendimiento, Empresa, Exito, Liderazgo | No Comments

¿Sabes que muchas de las cosas que cuentas a los demás son cosas que te quieres decir a ti mismo y no te atreves? ¿Puede reconocer de una vez por todas que no te atreves a contarte la verdad? Admítelo, utilizas a los demás para verbalizar cosas que te dan pánico decírtelas a ti mismo.

¿Sabes? He descubierto con los años algo muy poderoso que trasciende cualquier disciplina de desarrollo personal que conozca y por supuesto, es más potente que cualquier herramienta que pueda ofrecerte.

¿Quieres saber que es? Redoble de tambor, máxima atención y allá va: Se honesto contigo mismo. Fíjate que en muchas ocasiones utilizamos a las demás personas para contarles cosas que no nos atrevemos a contarnos a nosotros mismos. Muchos de tus problemas o situaciones complicadas las verbalizas con las demás personas por el simple hecho de así no tener que asumir la responsabilidad.

Somos responsables únicos de todo cuanto nos sucede pero también somos responsablemente expertos en culpar a todos y a todo de nuestra situación. Cuando mantienes una conversación con una persona cercana y le cuentas tus problemas, toda la historia que le estás desarrollando es la historia que te tendrías que contar a ti y no te atreves. Una historia con personajes ficticios e inventados para no decirte a ti en donde te estás equivocando.

La honestidad con uno mismo es la piedra filosofal para llevar una vida higiénica mentalmente y espiritualmente en paz. Ser honesto contigo mismo te convierte en un ser vulnerable y cuando eres un ser vulnerable, ya me los has leído en más de una ocasión, eres libre porque no tienes que demostrar nada a nadie.

En cambio, cuando no eres honesto contigo mismo y te dedicas a contar una historia distorsionada por miedo a no asumir tu responsabilidad te estás convirtiendo, no solo en rehén de tus palabras, sino en prisionero de tu ego.

El ego es quien necesita reconocimiento y cuando uno es honesto consigo mismo y se sincera este virus llamado ego pierde mucho de su protagonismo. Por lo tanto te invito a que cada vez que hables con alguien y le expliques tus problemas, antes hables sinceramente contigo y pienses en lo que te ha llevado hasta aquí y como lo puedes hacer de una manera distinta para obtener resultados distintos.

Hablar con otros seres humanos desahoga pero puede ser un arma de doble filo y me explico:

Si hablas para justificar lo que te está ocurriendo está hablando tu ego e intentando demostrar la mala fortuna que tienes o las desgracias que se ciñen sobre ti. Como si tu para el mundo fueras tan importante. Espabila!!!!

O por el contrario puedes hablar con alguien sinceramente y utilizar a la personas como palanca de compromiso para compartir tu nuevo porvenir y decirles que cosas harás diferentes a partir de ahora para ser mejor ser humano, hacer mejor las cosas y obtener mejores resultados.

Ser honesto con uno mismo es una liberación. Ser responsable de tu presente, de tu pasado y de tu futuro es el camino más directo y placentero hacia la felicidad. No compartas penas con nadie más que no seas tu y cuando lo hagas que sea, no para fustigarte, sino para coger las riendas de tu vida y llevar tu barco a un nuevo puerto.

Es paradójico ver que en nuestra cultura occidental el bien más preciado es la libertad y como somos nosotros mismos que nos hacemos rehenes de nuestra historia personal. Hay algo que quiero decirte: todo pasa para bien. No hay nada que demostrar a nadie que no seas tu mismo. “No se trata de ser el mejor, sino lo mejor”.

No compitas, no quieras demostrar lo que no eres, no culpes a nadie de tus circunstancias, simplemente responsabilízate de todo cuanto sucede en tu vida. De esta manera cuando hables con alguien le demostraras algo que no es común y te hará diferente a la mayoría de seres humanos. Algo que genera confianza y empatía. Algo muy poderoso tanto para tu vida como para tus proyectos profesionales. Demostrarás honestidad.

 

Cuéntate verdad y el mundo estará a tus pies.

 

 

¿ERES UN ESCLAVO?

By | Cosnciencia, Exito, Liderazgo | No Comments

El fin último de cualquier ser humano es ser feliz y para serlo es imprescindible ser y sentirse libre pero ¿realmente somos libres? ¿hacemos lo que queremos dentro de nuestro marco de reglas de juego? ¿utilizamos bien el libre albedrío? Después de algunos años estudiando el comportamiento humano me aventuro a contestar negativamente a todas estas preguntas.

Cierto es que puede ser un error generalizar pero muchas personas han decido vivir esclavos de sus propias circunstancias, es decir, de su propio mundo. Nada tiene que ver la esclavitud de antaño con la de ahora ya que antes era una esclavitud forzosa y ahora es auto-impuesta e inconsciente. Lo cual, permítanme decirlo, es mucho más doloroso.

En primer lugar quiero llevarte a la reflexión más sincera y profunda posible para que te des cuenta de cuantas cosas, hoy por hoy, no te dejan ser libre como ser humano. Y de todas ellas quiero que anotes cuales son imaginaciones o ilusiones sin sentido alguno pero que están condicionando sutilmente tu presente condenando así tu futuro.

Lo grave, lo realmente grave de esta situación, es que hemos asumidos que somos libres sin serlo y asumimos como normal el vivir atrapados en estos miedo absurdos, la gran mayoría de ellos inventados por nosotros mismos, y que ya hemos integrado como una cosa normal, cotidiana o que viene de fábrica.

Si señor, has leído bien. Somos prisioneros de nuestros miedos, de nada más. Miedo a no ser querido, miedo a ser rechazado y miedo a no ser suficiente. Como ya me habrás leído u oído en más de una ocasión, el miedo no es real, es simplemente una ilusión mental que nos lleva a proyectarnos a futuro con una experiencia negativa, la mayoría de veces traída desde el pasado.

Entonces llegamos fácilmente a la conclusión  que vivimos presos de nuestras ilusiones. El trabajo, la hipoteca, la pareja, los hijos, incluso hemos llegado al absurdo de no poder dejar de postear ni un solo día en las redes sociales por miedo. ¿Realmente crees que son miedos fundados o son la mayoría de ellos fruto de pajas mentales de enorme magnitud y poco calado?

Tu tienes el poder último de decidir. Tenemos la gran fortuna y el enorme privilegio de contar con la última decisión. Así que te invito a que lo utilices correctamente para tu tan ansiada y merecida libertad. La libertad conduce inevitablemente a la felicidad. Un ser libre es un ser feliz.

Decide a partir de hoy como quieres vivir y como quieres que sea tu día a día. Define cual es tu propósito y vive acorde con el sin importarte nada más. Define como será tu caminar hacia ese propósito, es decir, tu visión de cómo quieres que sucedan las cosas. Y por último, ten claro cuales serán los valores que te acompañaran hacia este camino llamado libertad. Mientras los acontecimientos transcurran de manera ecológica y no dañes a nadie para alcanzar tu propósito, todo estará genial.

Vive en consecuencia con tu propósito, tu visión del mundo y de tu realidad y acorde también a tus valores. Alcanzar la felicidad en la mayoría de ocasiones es tan simple como esto. No dejes que el entorno te contamine y te llene de miedos tan absurdos como irreales. Los poderes que manejan este mundo saben perfectamente como hacernos vivir desde el miedo. Y así es imposible ser y sentirse libre. Solo hace falta encender cualquier televisor o abrir cualquier periódico.

Te invito a que hagas un juego muy divertido y que te ayudará a ser libre:

Haz un listado de las 5 cosas más importantes de tu vida. Insisto, las más importantes. Ahora ordénalas de mayor a menor importancia y a continuación todas, absolutamente todas las decisiones que tomes que sean para disfrutar al máximo de esas 5 cosas y a la máxima intensidad.

¿Sorprendido? Si, ¿verdad? Te sorprenderás si eres capaz de vivir de esta manera. Es realmente sencillo pero el miedo nos lo impide.

 

Se libre y se feliz.