Producto añadido al carrito.
Monthly Archives

octubre 2016

Serás emprendedor de éxito si tu historia es de éxito.

By | Desarrollo Profesional | 50 Comments

Dicen que una mentira repetida en muchas ocasiones se convierte en una verdad. Yo discrepo. Más bien diría que una historia contada muchas veces se convierte en una realidad en la mente del ser humano. Pero solo en esa mente.

Hoy me gustaría que reflexionaras sobre tu historia como emprendedor. Pero no me refiero a tu historial ni a tu bagaje como emprendedor sino a la puñetera historia que te estás contando desde que pusiste tu proyecto en marcha. Esa historia que día tras día te estás repitiendo y que ha llegado a conformar tu realidad como emprendedor.

Tú no eres un emprendedor “así” o “asá” simplemente eres un emprendedor. Como tú te calificas como emprendedor es esa historia que te has montado  para sentirte cómodo en ella y así justificar tus posibles errores o miedos.

Si la historia que te estás contando te está llevando a alcanzar tu sueño como emprendedor sigue con ella y no la sueltes. No solo no la tienes que soltar sino que además debes potenciarla para ir dando cada día más y mejores pasos. Pero como yo estoy aquí para ayudar  quiero dirigirme a todos aquellos emprendedores cuya situación actual no es como ellos se imaginaban.

Si tuviera que darte un consejo para que empezarás a cambiar tus resultados sería que revisarás con honestidad y profundidad esa historia maldita que te estás contando. Esa historia que ha conformado ya tu sistema de creencias, tu sistema de valores y sobretodo, esa historia que te ha transformado en ocasiones en tus pensamientos cobardes. Tú no eres esa historia, tú eres el historiador. En muchas ocasiones nos repetimos tantas veces las cosas que nos convertimos en esas cosas y la realidad no es así como tú la percibes. Tu realidad es solo una ilusión.

Nosotros somos los pensadores y nunca jamás el pensamiento. Si cambias tu historia cambiará tu energía. Si cambia tu energía cambiará tu disposición. Tu disposición hará que cambien tus actitudes y tus actos por lo tanto también cambiarán tus resultados. Así de simple y así de complicada a la vez.

Nuestro cerebro siempre buscará aquella excusa o aquella historia perfecta que justifique nuestras actuaciones y así podamos seguir alimentando nuestro ego.

Son muchos los emprendedores que saben lo que hay que hacer para alcanzar sus sueños pero son muy pocos que están dispuestos a pagar el precio de hacer lo que hay que hacer. Todo depende del precio que estas dispuesto a pagar para alcanzar aquello que un día empezó como una simple e ilusionante idea.

Yo era de esos, pero de esos multiplicado al cubo. Culpaba al entorno, a las circunstancias y a las personas que me rodeaban de todos y cada uno de mis males como emprendedor. El problema fue cuando ya me creía esa historia como cierta.

No hace falta que, como me ocurrió a mí, toques fondo para darte cuenta de que tu yo interno está condicionando tu yo externo y que, por tanto, obtendremos en el plano de lo físico aquello que estamos dibujando en el plano de lo espiritual (del ser interno).

Si por algo no te cobrarán es por pensar diferente, por sentirte un verdadero triunfador y por alinear tu cuerpo, tu mente y tu espíritu con aquel emprendedor que un día quisiste ser y que, si quieres, aun estás a tiempo de recuperar.

Recuerda que la realidad de las cosas es neutral, simplemente es. Lo que no es neutral es la interpretación que tú haces der esa realidad. Cambia la percepción de ti, de las personas y cosas que te rodean, deja de ver las dificultades como obstáculos y afróntalos como áreas para ser un mejor profesional en el futuro. Deja de pensar en lo que no sabes y ponte a aprenderlo. Deja de quejarte y busca esas motivaciones necesarias para que   cuando triunfe tu proyecto afecte positivamente, no solo a ti, sino  a las personas que más quieres.

Tú eres el único responsable y creador de esa realidad que tanto te está afectando. No dejes que tu historia personal se convierta en un puñado de mierda que te intoxique a todos los niveles de una vida que fue concebida para vivir desde el amor y nunca desde el miedo. ¿Por qué si otras personas pudieron tú no vas a poder? Todos nacemos con poderes “mágicos” pero solo algunos los dejamos fluir.

Conoce el método V.E.R.A.

By | Cosnciencia, Desarrollo Profesional | 9 Comments

Te presentamos el método V.E.R.A. cuya misión es ayudarte a tomar mejores decisiones y facilitarte una puesta en acción mucho más eficaz. Con la integración de este método ya son muchas las personas que se han acostumbrado a acertar en sus decisiones y a pasar a la acción con casi total garantía de alcanzar aquello que desean.

Espero que te ayude.

CREA TU PROPIO “EQUIPO A”

By | Desarrollo Profesional | 7 Comments

¿Te has parado a pensar cuanto valor tiene tu “Equipo A”? ¿Qué sería de ti si no lo tuvieras cercano? O aún mejor ¿Qué harías y que no harías si no contases con ese equipo de personas vinculadas directa o indirectamente a ti que se convierten en fundamentales para poder alcanzar tu Misión?

A ese equipo de personas unidas por un nexo en común yo le llamo “Mi Equipo A”. Y ese nexo en común no solo soy yo sino que hay muchas más cosas que nos unen. Déjame que me explique:

Cuando hablamos de equipos de alto rendimiento nos vienen a la cabeza equipos de personas super-expertas y super-preparadas en alguna materia que con su colaboración permiten obtener al grupo grandes resultados. Nos viene a la mente la imagen de reuniones de sabios deliberando y poniendo sobre la mesa ideas brillantes. O mejor aún,  podemos caer en la tentación de pensar que los Equipos Maestros, es decir, el Equipo A  solo pueden alcanzarlo aquellas empresas u organizaciones con alto poder adquisitivo y capaces de hacer fuertes inversiones para tener a los mejores especialistas.

Como en muchas ocasiones estamos obviando lo más simple, nuestro propio “Equipo A”, nuestra propio circulo de personas, aquellas personas que sin su participación directa o indirecta no seríamos capaces ni siquiera de administrar nuestro día a día.

Para mi el equipo fundamental e imprescindible no es el grupo de expertos que en el ámbito laboral pueden asesorarme de la mejor manera posible (que también puede serlo). Para mi, el “Equipo A” es aquel grupo de personas que con su presencia, con su empatía, con su comprensión, con su compromiso y con su labor hacen posible que yo pueda emprender o ponerme a cargo de una empresa. El “Equipo A” va mucho más allá de los resultados puramente económicos y trasciende mucho más allá de lo estrictamente profesional.

Mira a tu alrededor, desde que te levantas hasta que te acuestas y observa y analiza cuantas personas comparten tu Misión, comparten tu Visión y comparten tus Valores y que, gracias a ello, están día a día a tu lado y en silencio para que tu puedas disponer de toda la libertad necesaria a la hora de alcanzar tus sueños.

Ahora mismo yo puedo estar escribiendo este post gracias a que alguien de mi “Equipo A” se encarga de dar el desayuno a mis hijo. Gracias también a que otro miembro del  “Equipo A” que comparte una de mis Visiones está abriendo la puerta de uno de nuestros negocios. También cuando tu hayas recibido y estés leyendo este post posiblemente serás parte de mi Equipo A porque me ayudarás a difundir la idea que hay en el propio post en tus redes sociales si estás alineado con su contenido. Así podría estar poniendo en valor todo el día a personas “anónimas” que sin su colaboración sería imposible que mi día a día fuera como es  y que todo mi energía pudiera concentrarse en lo que estoy haciendo en cada momento sin preocupaciones de otra clase.

¿Por qué dar tanto valor y tanto “status” solo a aquellas personas que nos hacen ser más eficientes en el trabajon o nos hacen ganar más dinero? ¿Acaso sin tu madre, sin tu pareja, sin tus colaboradores, sin tu red de contactos, sin tus amistades serías hoy quien eres? Pon en valor el peso real de tu “Equipo A”. Y no solo eso, sino que además tu debes formar parte del suyo aportando todo el valor que puedes para que ellos también puedan alcanzar sus sueños.

Tal cual hacia el “Equipo A” en la mítica serie. Compartian una Misión y su colaboración y empatía entre ellos hacía que nunca se sintieran desprotegidos.

Pero te invito a que vayas más allá. Mima a tu equipo, cuidalo, inspírale, colabora con ellos, motívalos y sobretodo, agradéceles que hayan querido formar parte de tu equipo Maestro ya que sin ellos intuyo que en muchas ocasiones no podrías ni salir de casa.

Una cosa son los equipos de trabajo de “alto rendimiento” y otra muy distinta son los Murdock, los M.A Barracus,los Tempelton o  los Anibal Smith.

Hoy quiero que reflexiones sobre tu “Equipo A” y si por algún casual tus sueños ves que no van por buen camino puede que mucha parte de culpa la tenga que nos has construido correctamente tu “Equipo A”. Es decir que las personas que te rodean no comparten tu Misión, ni tu Visión ni tus Valores.

Quiero dedicar este post a mi esposa, a mi madre, al equipo de trabajo que siempre comparte nuestra misión, a mi tribu entre los que espero que estés tu, a mi gestor, a mi mejor amiga que siempre hace su labor en la sombra, a mis mentores y profesores y a todas aquellas personas que hacen posible día a día y en silencio mi caminar hacia mis sueños, que también en parte son los suyos.