Producto añadido al carrito.
Monthly Archives

septiembre 2016

PONLE VALOR Y COMPROMÉTETE.

By | Desarrollo Profesional | 5 Comments

Hay algo que, por lo que estoy observando, es crucial para dar los saltos cualitativos que necesitamos en nuestras vidas, ya sea en el plano laboral como en el personal.

Mi experiencia como formador y facilitador de conferencias me ha hecho ver que hay algo que diferencia a las personas que alcanzan sus deseos y su plenitud de las que no lo alcanzan. Es su “nivel de compromiso”.

Aquellas personas que se comprometen y comprometen sus acciones pueden estar tranquilas porque lo que andan buscando les está esperando con ansias a la vuelta de la esquina. En cambio, aquellas que ni se comprometen ni comprometen sus acciones están alejando sus objetivos y sus sueños a un plano donde, inconscientemente, jamás podrán alcanzar. Es precisamente la falta de compromiso lo que les hace   poner sus  sueños en un plano y  a ellos en otro.

Si algo de valor he podido experimentar en cuanto a mis resultados ha sido que cuando te comprometes y, sobretodo, cuando comprometes la acción los resultados llegan te guste o no te guste.

El compromiso te da foco y el comprometer una acción te da, precisamente esto, acción enfocada. Déjame que te explique las dos formas de compromiso para que a partir de ya puedas ponerlas en práctica.

Cuando tengas un deseo y hayas trazado una estrategia para alcanzar tus objetivos tienes que adquirir un compromiso con algo muy importante. Ese algo eres tú mismo. Eres lo más importante del caso. Comprométete contigo y hazlo de tal manera que no haya vuelta atrás. Puede ser de mil formas distintas como por ejemplo prometerle a un ser querido que vas a llegar hasta el final, publicando en tus redes el reto y los tiempos de ejecución  para que tu gente pueda servirte de impulso en los momentos de mareas  y dificultades o bien fijándote un “premio” que para ti sea importante e imprescindible y que si no llevas a cabo tu Misión no puedas disfrutar de él.

Créeme que con compromiso todo llega, solo es cuestión de tiempo. Y de esta manera te aseguras que tu mente no empiece a buscar pretextos y excusas que lo único que van a traerte son basura, falta de confianza y a la larga baja auto-estima.

Después compromete la acción. Por ejemplo yo en mi caso me ha sido de gran ayuda para ir de progreso en progreso comprometer mis acciones laborales a la garantía 100% de satisfacción y logro de objetivos. Te aseguro que no hay nada que te comprometa más a ser lo mejor y a alcanzar tus objetivos que condicionar tu pan y tus alimentos a llevar la acción a buen puerto. Eso me ha ayudado a ser lo mejor que pueda ser en cada momento. ¿Lo ves muy drástico? Para mi es mágico y no me va nada mal.

Para ello tienes que tener valor y la disposición de ofrecer lo mejor de ti en cada momento ya que sabes que de ello dependo algo  mucho mayor que el conseguir llegar a tus objetivos. De ello depende cobrar o no cobrar. Hacer esto me pone “realmente cachondo”. Aun después de todos estos años como facilitador de desarrollo personal y en empresas y como formador no hemos tenido ni una solo devolución. Algún día la habrá y eso será una grandísima enseñanza.

¿Cómo me preparo psicológicamente y emocionalmente para acabar una de las pruebas más duras que hay en el mundo de ultra-fon (el Ironman)?

Comprometiéndome al máximo y comprometiendo la acción enseguida.

Lo primero que hago es sellar mi compromiso con mi familia que haré lo que tenga que hacer para que ellos me vean cruzar la línea de meta y acto seguido pago la inscripción (no es barata) para sellar mi compromiso con la acción.

Cuando los momentos se vuelven duros siempre vienen a mi mente los compromisos adquiridos con personas y con la propia acción y estos como son sumamente importantes para mí, la acción siempre acaba bien.

¿Te atreves a probar? Hay que tener lo que hay que tener pero la recompensa es mucho mayor de lo que jamás te imaginaste. El mundo es de las personas comprometidas. Solo ellas dejaran un legado de valor.

 

La Mentoria que puede cambiar tu vida

By | Desarrollo Profesional | 7 Comments

¿Sabes que los más grandes y reputados personajes han contado y siguen contando con el asesoramiento de alguien especialista en desarrollo personal y empresarial?

Por ponerte solo un ejemplo Madre Teresa, Nelson Mandela, Bill Clinton, Las Hermanas Williams entre otros fueron asesorados por Tony Robbins.

¿Te gustaría contar con alguien que, con resultados garantizados y con garantía 100% de satisfacción en su contrato, te acompañara en las tres parcelas (cuerpor, mente y espíritu) más importantes de nuestra vida además de garantizarte los resultados fijados?

Para eso hemos creado un programa de entrenamiento muy exclusivo y cuya Misión es acompañarte a equilibrar Cuerpo, Mente y Espacio Interior para que tus resultados, tanto en tu día a día como en tu empresa sean los que tu deseas y mereces.

Un programa pensado para ser LO MEJOR que puedas ser. Para desarrollar y mostrar al mundo y a tí mismo todas tus capacidades. Un programa pensado para emprendedores que quieran llegar a lo más alto o personas convencidas y comprometidas en vivir una vida de standares elevados.

Es un producto muy exclusivo y 100% personalizado donde sólo pueden formar parte ese grupo de personas comprometidas al máximo en invertir en ellas mismas para dar lo mejor de sí.

Solicita información a info@saludatecoaching.com y estaré encantado de ponerme en contacto contigo.

PD: Te invito a que leas detenidamente el programa en el enlace que aparece abrajo.

Leadership BodyMind Mentoring

¿POR-QUÉ NARICES ABANDONAS?

By | Cosnciencia, Desarrollo Personal, Desarrollo Profesional | 7 Comments

Ya sabes que soy de los que pienso que las preguntas que empiezan en “¿por qué?” solo traen por-que-rías y que es mucho mejor preguntar siempre empezando “¿para qué?”.  Los “¿por qué?” traen respuestas de justificación en cambio los “¿para qué?” traen la respuesta de los motivos.

Haz una simple prueba si tienes hijos. Si le preguntas “¿por qué?” puedes encontrarte en un mar de justificaciones sin sentido  tipo “porque sí”, “porque no”, “porque se hace así”, o “porque me da la gana”. En cambio si le preguntas “¿para qué?” (hizo esto o aquello) la respuesta tendrá que ser, cuanto menos, muy bien pensada ya que no valen los “para que sí” o “para que no”. Ahora tu preguntas por la finalidad de la acción.

Y precisamente aquí querías llevaros hoy, queridos lectores. ¿Te has parado a pensar cuál es el motivo principal por el cual las personas abandonan sus ilusiones a mitad de camino? ¿Conoces a alguien que no acaba nunca lo que empieza? ¿Eres tu uno de ellos? La respuesta es muy sencilla: Las personas que no acaban algo y abandonan por el camino es que se han equivocado de motivo. Es decir y dicho en una frase ya hecha: “han perdido la motivación”.

Cuando alguien pierde la motivación significa que el motivo por el cual empezó esa acción no era lo suficientemente poderoso y de peso para él/ella y para superar las adversidades e invertir una cantidad importante de tiempo y energía. Aunque la maldición de las frases hechas como la de “he perdido la motivación” nos hagan perder la consciencia de que significan realmente. Y ya se sabe, sin consciencia no nos enteramos de nada.

¿Cómo realmente saber si vas a acabar una acción cueste lo que cueste? Revisando si el motivo por el cual pasas a la acción es de importante para ti 10 sobre 10. Siempre que el motivo baje del 100% tendrás alguna posibilidad de abandonar y cuando las dificultades aparezcan tu EGO te llevará directo a la búsqueda de esa posibilidad de abandono y además te pondrá en el otro lado de la balanza mil justificaciones para cargarte de razón y abandonar sin sentimiento de culpa.

Abandonarás, encontrarás las excusas perfectas pero no habrás alcanzado tus metas. Y esto a la larga te convertirá en una persona mediocre, con baja auto-estima y en quien ni siquiera tu podrás confiar ¿Te suena el panorama?

Ahora necesito que te pongas a prueba. Cuando algo quieras convertirlo en realidad encuentra ese motivo poderoso por el cual sabrás que jamás abandonarás. Encuentra ese imán que atraiga tu energía y no puedas despegarte de esa acción. Piensa en la persona que te convertirás si lo alcanzas, piensa en el beneficio que tú personalmente recogerás de alcanzar ese propósito. Piensa si será bueno además para tus hijos, para tu entorno o para tu Misión de dejar un mundo mejor. Grábate con un cincel en la frente cuáles son tus motivaciones para alcanzar las cosas que te propones.

Y no solo eso, sino que además cuando decidas ir a por ello, haz de inmediato una acción que te comprometa. Paga la matrícula, apúntate al curso, díselo a tu entorno y que te apoyen, comenta los beneficios con tus hijos y de esta manera ya no habrá vuelta atrás. Como dice mi admirado Tony Robbins “Quema las putas naves”.

 

Hasta la semana que viene amigos.